sábado, 18 de enero de 2014

Un Obsequio Muy Especial


El 29 de Noviembre nació mi segundo hijo y aunque fue un regalito anticipado de Navidad de parte de Dios, en realidad esta entrada es para agradecer otro hermoso regalo recibido justo en vísperas de Navidad: a las 10 de la mañana, me llegó por encomienda una de las maravillosas pinturas que hace mi amiga bloggera Lorena Mellado, que tuvo la gran gentileza de obsequiármela.

Una de las cosas por la que estoy muy feliz por haber abierto mi Blog en 2013 es que tuve la posibilidad de conocer a gente maravillosa, hermosas amistades que traspasan la red. Y una de ellas fue Lorena, a la que conocí a través de su blog Chilefantasy. Aquí les dejo imágenes de "mi regalo" y algunas otras obras de su autoría, recomendando, por supuesto, que no dejen de visitar su Blog :)






Mi regalo titulado "Mi Flamenco"



Desnudo de una Elfa



Flor de Hada



Musa del Ballet



Halloween



Entre Margaritas






Espero hayan disfrutado de este hermoso arte. Hasta la próxima!!!

jueves, 19 de diciembre de 2013

Hermosas Figuras Hechas a Mano




Hola amigos, me disculpo por no publicar nada últimamente, pero fue por una buena causa:  el nacimiento de mi 2º hijito :)

Sé que había prometido subir La Sirena en la Cultura Andina, pero esta entrada la deberé dejar para enero, puesto que ahora estoy un poco atareada.

Ahora con motivo de la Navidad, les traigo unas hermosas figuras hechas a mano, por si buscan algún regalo especial y aún no han dado con él.
El dato me lo ha pasado mi amiga Lorena Mellado del blog Chilefantasy.   Se tratan de unas bellísimas creaciones de hadas y otros seres fantásticos, elaborados totalmente a mano y con una técnica propia, a base de cola y emulsionantes y, lo mejor, es que pueden mandar a hacer sus propios diseños, a pedido.

Se pueden contactar con las artistas en la página de Facebook: "Mundos Paralelos" o si viven en Santiago, dirigirse directamente a las Ferias Navideñas de Londres con Alameda o Arturo Pratt con Alameda (hasta el 24 de diciembre).  De todos modos al pie de la entrada colocaré todos los contactos.








CONTACTOS:

FACEBOOK: Mundos Paralelos
FONO: 67264449 (Tatiana)
MAIL: venta.haddas@gmail .com



Espero haya sido de su agrado. Nos vemos!!


sábado, 2 de noviembre de 2013

Relato Propio




Mi intención era subir esta entrada antes del 31 de octubre, pero no me dio el tiempo y como se dice por ahí, mejor tarde que nunca.
Este relato, al que daré paso a continuación, lo creé en 2010.  Quería escribir algo sobre una bruja y se me había ocurrido hasta el título, pero la inspiración me llegó un día mientras dormía.  Soñé la historia completa y cuando desperté, comencé de inmediato a plasmarla en papel. Al concluir reparé en una detalle que no me había dado cuenta antes, encontré su final similar al cuento "El Príncipe Feliz" de Oscar Wilde, que es mi escritor favorito, así que lo dejé tal cual, como para homenajearlo; ya que, como dije, era similar no igual.
Aquí va mi cuento, espero sea de su agrado, se llama "La Bruja que No Sabía Reír".



La Bruja Que No Sabía Reír



            En una pequeña localidad de Chiloé, en un cerro que se encontraba un poco más elevado que el resto del pueblo, vivía una mujer mayor a la que se le conocía como “La Bruja que no Sabía Reír”.  La gente rumoreaba que, al parecer, era incapaz de demostrar afecto por otras personas, ya que nunca se le veía esbozar ni una sonrisa siquiera.  Por todas partes se comentaba lo amargada y antipática que era.
            Cuando las mujeres se la topaban en la calle, cruzaban hacia el otro lado para no tener que saludarla o escondían a sus hijos tras las polleras, “no fuese a ser cosa que les echase algún mal de ojo”.  Los hombres la ignoraban y los niños más grandes y molestosos subían hasta la vieja vivienda, para lanzarles piedras a sus ventanas o le inventaban canciones como “La Bruja Amarga-Amargada” o “La Bruja sin Risa, que no tiene Dientes” (lo que era factible debido a su avanzada edad).
            Parecía que nadie la estimaba, la única persona con la que mantenía algún tipo de trato, era con don Manuel, el dueño del único almacén del lugar, un señor tan viejo como ella.  Se conocían hacía muchísimos años, incluso el almacenero había conocido a su difunto marido, fallecido hacía ya 50 años.
            Don Manuel poseía un corazón de oro y cada vez que alguien hablaba mal de la mujer, él salía en su defensa y se explayaba contando que ella no siempre había sido así de apática; cuando su esposo estaba vivo era una mujer llena de vida.  Su marido había sido un esforzado trabajador del mar y su única familia.  Pero luego sobrevino la catástrofe: el terremoto y posterior maremoto de 1960, que le arrebató la vida del hombre amado, cuando ella era aún demasiado joven, llevándose de paso su juventud y su alegría de vivir.  Desde aquel momento jamás volvió a reír ni a sonreír.  Y se alejó lo más que pudo del mar, ese mar que le había arrebatado su felicidad, trasladándose al lugar más empinado que tuvo a la mano.
            Sin embargo, a la gente no se le ablandaba el corazón con esta historia.  Poco les importaban hechos acontecidos en una fecha tan lejana y tendían a mezclar todo con la rica mitología local, llena de seres fantásticos y brujos.  A don Manuel esta falta de interés y de respeto, lo enojaba sobremanera y no entendía como la gente podía seguir siendo tan supersticiosa en los tiempos que transcurrían.
            La bruja, que en realidad se llamaba Amelia, tenía en la cima de su loma una pequeña y pintoresca casita revestida por el frente con tejuelas de alerce; lo que era una mera fachada, debido a que la vetusta construcción sólo se mantenía en pie, sostenida en la parte trasera, por unos enormes y añosos cipreses de las guaitecas, que la sobrepasaban y les servían de pilares a su vieja casa.  Sobre el techo había crecido abundante musgo, que se asemejaba a un grueso colchón verde.  El antejardín, que era toda la base delantera de su colina (ya que se trataba de un cerro pequeño), estaba cercado por una rústica reja de palos.  En él había plantado variedad de papas, frutos del bosque, verduras que se dieran bien en aquel clima y una gran diversidad de plantas medicinales, cuyos conocimientos había heredado de sus antepasados machis.  Todo esto  le servía de sustento cuando venía el invierno, ya que a su edad sufría de múltiples achaques y, a veces, le era imposible levantarse para ir a comprar durante aquella estación.
            Un día los traviesos niños del pueblo encontraron un sucio y enfermo gato y no encontraron nada mejor que tirarlo dentro de la propiedad de la anciana.  Pensaban que ésta saldría persiguiéndolos con la escoba, en cámara lenta, como siempre.  Pero a la mujer le aquejaba una dolencia aquel día y se encontraba en cama descansando.
            Era un frío día de otoño, el viento soplaba fuerte y arremolinaba las hojas y pinochas caídas de los árboles y el pobre gato tiritaba de frío debido a los pelones que tenía producto de su enfermedad.  Comenzó a maullar tenuemente, ya que también estaba famélico, pero el silbido del viento ahogaba sus quejidos.  De repente, en un intento desesperado por ser socorrido, comenzó a maullar como condenado.  Los agudos chillidos que iban en ascenso, terminaron por despertar y alertar a la anciana, quién se asomó a mirar qué era lo que ocurría.
            La escena del minino acurrucado bajo un arbusto de su jardín, no la dejó indiferente.  Se devolvió por un chal y envolvió al gato en él.  Luego entró a su casa diciéndole:
          – ¡Gente malvada! Mira que venir a botarte aquí para que te murieras, seguro que pensaron que no te acogería en mi casa… sé de unas medicinas naturales para tu mal, en unos días estarás bien y podrás volver a tu vida errante otra vez.  Mientras las preparo, te voy a dar algo para comer.
          El gato fue embetunado con una pomada casera día tras día y, al cabo de unos cuantos, comenzaron a asomar los primeros pelos azabaches nuevos, en el lugar donde antes habían pelones.  En un par de semanas el minino estaba totalmente recuperado y lucía un radiante y espléndido pelaje negro y muy animado saltaba y jugaba sin parar.
            Amelia vio que ya era hora de que el minino siguiera su camino.
            – Bueno dijo la anciana, dejándolo a la entrada de la reja de palos. Ya eres libre, puedes ir donde tú quieras.
            Pero el gato se le cruzó por entremedio de las piernas y con su, ahora, peluda cola pasó a rozar la piel de la anciana, ahí donde la larga falda no la cubría.  Esto le provocó muchas cosquillas y no pudo evitar lanzar una enorme carcajada que retumbó en todo el pueblo.  Amelia se agachó agarrando al gato con sus huesudas manos y lo estrechó contra su pecho.  La cola de éste pasó a rozar ahora su cuello y ya no pudo parar de reír.
            – ¡Ja ja ja! ¡Décadas que no me reía! Y con cada caricia, la entonación de la risa iba creciendo en volumen.
            Abajo, en el poblado, retumbaban como ecos y se oían como sonidos de ultratumba.  Las madres horrorizadas entraban a sus hijos y cerraban puertas y ventanas con doble tranca.
            Nada bueno se puede esperar de esto. Decían ¡Que Dios nos ampare, la Bruja ha reído!
            Y así cada día el travieso minino divertía a Amelia haciéndola lanzar profundas carcajadas, que eran recibidas con una señal de la cruz por los habitantes del pueblo.
            El invierno estaba próximo y los pronósticos preveían que se vendría crudo.  Amelia pensó que sería bueno aperarse con algunos víveres antes de que éste llegara.  Así que salió con “Cheshire”, que así llamó a su gato por el micifuz sonriente que aparecía en el libro “Alicia en el País de las Maravillas” (siempre fue una ávida lectora), camino al negocio de don Manuel.
            La gente, al verla pasar, la miraba espantada como si se tratara de una aparición. Pero hubo un grupo que se envalentonó y dirigió sus pasos hacia ella, tal vez para arrojarle cosas o gritarle improperios, nunca se supo, ya que en ese preciso instante, Cheshire salió de la canasta donde se encontraba oculto y aquellas personas que eran muy supersticiosas, palidecieron de inmediato.  El grupo se dispersó, todos corriendo torpemente hacia cualquier lado, mientras algunos decían:
            Lo ven…es una Bruja de verdad… ¡tiene un gato negro!
            Amelia acarició el lomo de su gato en agradecimiento por haberla librado de algún mal rato y apresuró el paso hacia el almacén, en la posibilidad que sus seniles piernas le permitieron.
            El invierno llegó y se vino implacable.  Aunque Chiloé es muy lluvioso durante todo el año, este invierno en especial fue peor que años anteriores.  Un temporal que más bien parecía diluvio azotaba la zona, pero Amelia y Cheshire estaban bien guarecidos en su hogar.  Aunque el techo tenía algunas goteras, se encontraban calientitos al lado de la cocina a leña.
            Por la radio informaron que si no cesaba el temporal, el pueblo pronto quedaría incomunicado, ya que las vías terrestres estaban bastante deterioradas y obviamente era imposible usar las marítimas.  Los pronósticos meteorológicos no eran muy alentadores.
            Sin embargo, al día siguiente, los locutores radiales se alegraban de que la tormenta hubiese amainado y hacían bromas de los meteorólogos que nunca aciertan.  Pero Amelia sabía que todo este remanso no era más que momentáneo.  El dolor en sus articulaciones y las nubes negras en el cielo le anticipaban que otro temporal se aproximaba y muy pronto.  Rápidamente, agarró a Cheshire y se fue en dirección del almacén de don Manuel, en esta ocasión no para comprar, sino para ofrecer su ayuda.  Ella sabía que con un nuevo frente de mal tiempo quedarían definitivamente aislados y el almacén no tardaría en quedar desabastecido por completo.  Así que ofreció a don Manuel aperar su negocio, gratuitamente, con frascos de mermelada y conservas hechas con sus propias manos, frutos secos y carnes secas, también vegetales provenientes de su huerto, además de galletas caseras y pan amasado.
            Aunque la anciana prefería que su noble gesto se mantuviera en reserva, don Manuel quería que todo el mundo se enterara de lo buena gente que era doña Amelia, para que cambiaran de una vez por todas esa mala impresión que tenían de ella.  Así que salió emocionado, pregonando las buenas intenciones de la mujer.  Pero, a diferencia de lo que él creía, la gente se encolerizó.  Decían que, en primer lugar, el mal tiempo ya se había ido y las autoridades ya venían con ayuda y víveres.  Y, segundo, jamás comerían algo hecho por esa Bruja, ya que seguro estaba envenenado o hechizado.
            Amelia, que había salido detrás de don Manuel con Cheshire en sus brazos, agachó la cabeza y se fue caminando en silencio, pero las personas tuvieron el coraje de empujarla para que apresurara su lento caminar, gritándole además ¡qué toda esta calamidad era por culpa suya!
            Este segundo frente de mal tiempo que azotó a la isla fue más cruento y largo que el anterior.  Muy pronto el negocio de don Manuel quedó sin suministros y la gente comenzó a entrar en pánico cuando empezó a escasear la comida en sus hogares.
            En un momento, la lluvia bajó de intensidad y la gente comenzó a aglomerarse en torno a la iglesia para ir a rezar.  Ahí fue que alguien recordó que la Bruja había ofrecido compartir sus víveres con todos.  Entonces se dirigieron a casa de Amelia para exigirle el cumplimiento de su palabra.  Todo el pueblo rodeó la cerca de palos del antejardín de la anciana, formando un barullo ensordecedor, gritando para que ésta se levantara a recibirlos.  Algunos perdiendo el control, sacudían la endeble reja, la que en cualquier minuto se venía abajo.
            Don Manuel llegó allí justo a tiempo para calmar y organizar todo.  Junto a su esposa coordinaron la entrega de las provisiones de Amelia a cada una de las familias del lugar, las que ordenadamente esperaban su turno en una larga fila.  La despensa de la anciana parecía ser de “virtud”, ya que nunca se agotaba.  Lo que sucedía era que, bajo su casa, tenía un sótano donde almacenaba todo.  Esto prefería mantenerlo en secreto, ya que, si se hubieran enterado los demás, quizás qué cosas le hubiesen inventado: que allí guardaba el caldero o que lo utilizaba para los aquelarres.
            La lluvia comenzó a intensificarse una vez más y la multitud a inquietarse.  Amelia había preferido que su adorado minino siguiera dormitando junto a la cocina a leña, la que estaba apagada, pero que aún mantenía el calor en el interior y no que estuviera acompañándola y pasando frío a la intemperie.  Esto la tranquilizaba y proseguía concentrada en su labor de ayudar, muy seriamente, como era ella.
            En un dos por tres, la lluvia triplicó su intensidad, convirtiéndose nuevamente en un diluvio.  Amelia, don Manuel y su esposa trataban de agilizar lo más que podían el reparto.  Estaban en eso cuando se oyó un extraño sonido que no había sido producto de un trueno.  Por el lado posterior de la casa de Amelia, la ladera del cerro estaba cediendo con todo el exceso de agua.  No pasó mucho tiempo cuando esto se transformó en un gran aluvión.  Gracias a Dios, nadie vivía hacia el desplayo de aquel lugar, por tratarse de un terreno baldío, desforestado por la propia acción del hombre, quién había ocupado con desmesura la materia prima del bosque como combustible y para la fabricación de casas y embarcaciones.  Esto hizo que el desprendimiento de tierra fuese tal, que el deslizamiento abarcó una mayor extensión de terreno, carcomiéndose todo hacia arriba, comenzando a engullir a los vetustos árboles, que uno a uno fueron desplomándose, dejando al descubierto sus enormes raíces enlodadas y deslizándose cuesta abajo como en un tobogán.
            Amelia pegó un grito agudo.  Si se desplomaban todos los añosos cipreses, también lo haría su humilde morada y ¡su Cheshire estaba dentro!. Corrió demasiado rápido para una persona de su edad, parecía no aquejarle ninguna dolencia en aquel minuto y así, en un instante, estuvo dentro de su casa.  Se le vio aparecer de manera fugaz por la ventana de la cocina, empujando a Cheshire por la misma.  Se oyó el crujir de los últimos árboles que cedían y que a la vez sostenían la casa, y nada más se pudo hacer, en un abrir y cerrar de ojos, la humilde vivienda se fue cuesta abajo con su dueña en el interior.  La gente enmudeció.  El cura del pueblo, que también se encontraba allí, se sacó el sombrero y elevó unas plegarias al cielo por la mujer.  A pesar, pensaba él, que jamás la había visto asistir a alguna de sus misas.
            Don Manuel fue el único que se acercó al punto del desastre, para ver si por algún milagro divino, su amiga hubiese salvado con bien.  Allí descubrió el subterráneo que había quedado al descubierto, en donde, lamentablemente, no estaba Amelia.  Miró hacia el pie del cerro, hacia el lodazal y los escombros, pero era poco lo que podía distinguir con la copiosa lluvia y la penumbra de la noche que ya se hacía presente.  Su señora lo convenció de iniciar la búsqueda a la mañana siguiente.
            El mal tiempo ya había declinado al siguiente día.  El aguacero había terminado durante la noche y don Manuel y su familia partieron con los primeros rayos del sol, en misión de rescate.
            Sobre los maderos y restos fangosos de lo que hubiese sido una casa, encontraron a Cheshire empapado y entumido.  Don Manuel lo tomó para abrigarlo en una frazada, pero el gato luchó por zafarse y de un brinco estuvo, de nuevo, en el mismo sitio, aunque esta vez arañaba el suelo con desesperación.  Y, ahí, bajo los escombros encontraron el cuerpo de la desafortunada Amelia, la que no logró sobrevivir a tamaña tragedia, pero que a pesar de todo, mantenía una expresión feliz en el rostro, como de satisfacción y quietud.  Todos los presentes hicieron un minuto de silencio en su honor.
            Manuel pensó en adoptar a Cheshire, en pago por la bondad de su amiga y en oposición a su esposa, sin embargo, una vez lo tomó para acariciarlo, éste se soltó nuevamente y huyó del lugar.
            Al funeral de Amelia, a diferencia de lo que se pudiera pensar, asistió todo el pueblo.  Todos con la cabeza gacha, avergonzados por su actitud anterior.  El alcalde la nombró hija ilustre póstuma y el cura dio un conmovedor sermón a cerca del buen corazón de la anciana.  Don Manuel reflexionaba para si, que, si tal vez, ella hubiese sido un poco más egoísta y no hubiese compartido sus alimentos con los demás, quedándose al abrigo de su hogar, a la hora de la tragedia hubiera podido guarecerse con su gato en aquel subterráneo, él que le habría servido de refugio.
            Las autoridades no tardaron en hacerse presentes en la localidad en pocos días.  Enviando helicópteros con ayuda y provisiones para los damnificados de la zona.
            Unos socorristas que quitaban los escombros al pie del cerro, descubrieron a Cheshire, nuevamente sobre lo que fuese su casa, pero en esta ocasión, el pobre minino no había podido sobrevivir a las bajas temperaturas, ya que, más fiel que un perro, había aguardado, día y noche, el regreso de su ama.  Lo metieron dentro de una bolsa plástica y sus restos fueron a parar directo al vertedero.
            Pero, las buenas acciones nunca pasan desapercibidas ante Dios.  Y los corazones de la anciana y de su fiel mascota ascendieron directamente al cielo, donde fueron recibidos por los ángeles con los brazos abiertos en el paraíso.  Y así, La Bruja que No Sabía Reír, lució, para siempre, una hermosa y radiante sonrisa.

FIN


Licencia Creative Commons
La Bruja que no Sabía Reír por Ursula Véliz se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.


-----------------------------------------------------------------------------------------------



Pequeño Glosario


Machis


- Ciprés de las Guaitecas: (Pilgerodendron Uviferum). Es endémico de Chile y Argentina y su hábitat se localiza desde el sector cordillerano de Valdivia hasta Tierra del Fuego, siendo la conífera más austral del mundo. (Wikipedia)

- Chiloé:  Por favor remitirse a mi entrada "La Pincoya y su Círculo Familiar"

- Gato de Cheshire:  Es un personaje ficticio creado por Lewis Carroll en su conocida obra Alicia en el País de las Maravillas. Tiene la capacidad de aparecer y desaparecer a voluntad, entreteniendo a Alicia mediante conversaciones paradójicas de tintes filosóficos. (Wikipedia)

- Machi:  -Es el nombre usado para designar a la persona que tiene la función de autoridad religiosa, consejera y protectora del pueblo mapuche.
Debido a que actualmente es mucho menor la proporción de hombres que cumplen la función de machi, normalmente se describe al machi como a una mujer mapuche. (Wikipedia)

-Así como el calcu (kalku) o brujo practica  la magia negra y ocasiona maleficios, desgracias y daños de toda índole, sobre todo la muerte por envenenamiento y las enfermedades, el machi está destinado a anular la acción de aquél y a contrarrestar su acción ya realizada. Es por eso que el calcu es considerado como maligno y el machi, en cambio, como un benefactor. (Fuente: http://ojoconelarte.cl/?a=1987)

- Terremoto de 1960:  El terremoto de Valdivia de 1960, conocido también como el Gran Terremoto de Chiletuvo una magnitud de 9,5, siendo así el más potente registrado en la historia de la humanidad. (Wikipedia)

-------------------------------------------------------------------------------------------


Es todo por hoy amigos.
Próxima Entrada: "La Sirena Andina"

domingo, 27 de octubre de 2013

Un Nuevo Galardón para mi Blog: Premio Primavera

Mi amiga Lorena Mellado del Blog Chilefantasy, me ha otorgado un nuevo premio.  Así que estoy más que feliz :)
Gracias Lore!





Normas del Premio y Preguntas a Responder:

Nombrar al Blog que te lo otorga:



Nombrar Blog de origen del premio:



Premio que más te ha gustado recibir:

En el poco tiempo que lleva mi Blog de creado, ya ha recibido 2 premios bloggeros.  Así que estoy muy feliz por ambos, ya que me los han otorgado con mucho cariño.


Regla en los premios que siempre falta:

No debieran ser tan específicos a la hora de poner la cantidad de blogs a lo que uno se lo quisiese otorgar, esto debería ser a libre elección.


Inventa un nuevo nombre de tu flor favorita:


Copihue: Pasión por mi tierra.

(Es la flor nacional de Chile.  Su nombre científico es Lapageria Rosea y es una enredadera que crece en las zonas húmedas cordilleranas, en los bosques del centro-sur de nuestro país).


Mineral que te asombra:



Soy una fanática de los minerales, y la verdad es que me gustan todas las piedras (incluso los guijarros de río, que aquí comúnmente se les llaman "huevillos", ya que con ellos se pueden hacer lindos jardines Zen) y tengo muchos favoritos (celestina, piedra luna, fluorita, cuarzo rosa, etc), pero sin duda mi predilecta es la Amatista, porque el violeta es mi color preferido.
Ahora, como la pregunta es "mineral que te asombra", contestaré: Los Cristales Gigantes de Selenita de Naica (México).





Argumento perfecto de un libro:

Fantasía, amor y una buena historia que contar.


Valores que le faltan al mundo:

Amor al medio ambiente y al prójimo.  Empatía.


Erradicarías:

La envidia.


Razones por la que pasar el premio:

Porque todos los blogs, por el esfuerzo y la dedicación que les colocan sus creadores, se merecen un reconocimiento.


Amistad Bloggera lleva el nombre de:

Si a una amistad por internet se le llama comúnmente Ciber-amistad o Ciber-comunidad; a una amistad bloggera podría llamársele "Blogger-Fraternidad".


Nomina a 10 Blogs Amigos:

Quiero otorgárselo a nuevos blogs y no repetir los mismos del premio anterior, ya que todos merecen la oportunidad de recibir un reconocimiento como éste.
Así que se lo voy a dar a 7 blogs que sigo recientemente y 3 que sigo desde mis inicios en el mundo bloggero, incluyendo el de mi amiga Suly Black, quién fue la que me entregó el primer premio que recibí.
Mis nominados:











(Ya he notificado del premio a todos mis galardonados, pero mi conexión ha estado fallando. Discúlpenme si se han repetido los mensajes con la información del premio, comentarios o tweets o si, por el contrario, no han recibido notificación alguna)


Para terminar, vuelvo a agradecer por este honor:
Muchas Gracias!!!


lunes, 14 de octubre de 2013

Historia Paranormal Familiar


A continuación daré paso a un relato que escribí en 2010 (aunque años antes ya había escrito un boceto), que trata sobre unos sucesos extraños ocurridos a la familia de mi madre, cuando yo aún no tenía ni pensado venir a este mundo. 
Lo escribí en formato de cuento o ensayo, por lo que aclaro que, a pesar de que la introducción es ficticia (debido a que empiezo la narración como si mañana fuera a ser 1º de noviembre), todo lo acontecido posteriormente es absolutamente cierto.

Sin más preámbulos, ahora vamos al relato, el que titulé “Historias de Antaño”.



Historias de Antaño



            Mañana es Día de Todos los Santos y mi mamá hace los preparativos para ir al cementerio a dejarles flores a mis abuelos.  Y, hoy, es noche de Halloween, donde los niños se divierten recolectando dulces con sus disfraces, actividad que se masificó hace tan sólo un par de años en nuestro país.
            Una fiesta importada y, como hubiese dicho mi tata, que en paz descanse, (y me parece estarlo oyendo con su potente voz): “¡Puras tonteras!, ya que para eso ya existía la Noche de San Juan”.  Haciendo alusión al trasfondo “mágico” (o “brujeril”) que ambas celebraciones comparten.  Tradición que él hubiese dado por sentado que era autóctona y que, por estos días, ha ido quedando relegada al olvido, al menos en las grandes urbes.
            La Noche de San Juan también es una fiesta importada, proveniente del hemisferio norte.  Allá coincide con el solsticio de verano, pero como por estos lados las estaciones están invertidas, el día de San Juan Bautista acá corresponde como la bienvenida al invierno y la noche más larga del año.
            En este sector del mundo coincide también con el “We Tripantu”, el año nuevo mapuche, el día más sagrado para este pueblo.  Sin embargo, lo más probable, es que a la llegada de los conquistadores españoles esta celebración les pareció demasiado “pagana” para sus gustos y la envolvieron de una atmósfera “oscura” o  tan sólo se produjo una fusión de tradiciones.
            De todos modos, hace tiempo que no veo a nadie esconder las 3 papas debajo de la cama (una con cáscara, otra pelada y otra a medio pelar) para predecir el futuro: Según la papa que se sacara, era como iría el resto del año.   O tampoco he visto a nadie irse a sentar a hurtadillas bajo una higuera para aprender a tocar la guitarra.
            En fin, fue recordando a mis abuelos que me acordé de historias ideales para esta noche de Halloween.  Como cuando mi tata me contó que, en sus años mozos, como minero del carbón en Lota, vio al interior de una mina, un enorme perro negro saltando de vagón en vagón, esos en los que se transportaba el mineral; perro que difícilmente  podría haber llegado a aquellas dependencias en lo más profundo de la tierra.  Al divisar a mi abuelo, el can abrió las fauces y dejó entrever sus filosos y babeantes dientes, para, en seguida, dar un gran salto y desaparecer en la penumbra de la mina, como tragado por la tierra.
            Otra de estas historias paranormales en el seno de mi familia, viene de primera fuente, ya que fue relatada por mi mismísima madre.  Ocurrió cuando ella tenía alrededor de 10 años y junto a su familia vivían en una localidad llamada Lomas Coloradas, que queda de camino entre Concepción y Lota.  En aquel lugar, una casa quedaba a mucha distancia de otra, no había luz eléctrica y se extraía agua de pozo.  Lomas Coloradas estaba rodeada por bosques y frecuentemente se solía ver al “león” (puma).
            En aquel entonces, mi abuela era la presidenta de las mujeres de su iglesia.  Dama de mucha fe y respetada por toda la hermandad.
            Un día, fue solicitada con urgencia para ir a ungir a una prima lejana suya, que vivía dentro del mismo pueblo, pero a considerable trecho de distancia.  La señora sufría unas especies de convulsiones y no era la primera vez que le sucedían.  La gente rumoreaba que cuando esto ocurría, se divisaban unas enigmáticas bolas de fuego corriendo ladera abajo por el cerro.
            La familia de mi madre partió, todos con la Biblia bajo el brazo.  Una vez allí, se reunieron con otros familiares de la mujer que se encontraba en cama y algunos hermanos de la iglesia.  Todos comenzaron a orar con fervor.  En eso, alguien entró gritando: “Ahí vienen las bolas de fuego”.  Y a la prima le empezaron las convulsiones.  Las plegarias de los adultos aumentaron de intensidad y mi mamá, como toda niña curiosa, corrió a ver que era lo que ocurría en el exterior, donde se oían a los perros gemir lastimeros.
            La prima vivía a los pies de un cerro que colindaba con otro que estaba justo al frente.  Mi mamá recuerda que era invierno porque entre ambas colinas había un desplayo que con las intensas lluvias quedaba convertido en una laguna y era la que servía de frontera entre la casa y el cerro frontal.
            Y, en efecto, al salir mi madre apreció con sorpresa que las bolas de fuego eran reales.  Venían desde la cumbre del cerro aledaño, donde aparecían por entre los árboles como pequeñas linternas y conforme descendían iban creciendo en tamaño y fulgor; desapareciendo súbitamente al tocar la laguna. Lo más insólito era que no quemaban nada a su paso.  Y, a penas se veían vislumbrar en la cima, a la prima le venían los ataques.
            Una vez paró el extraño suceso y la prima se sintió mejor, la familia de mis abuelos regresó a su casa.  Pero de camino, mi abuela se sintió muy mal con una terrible jaqueca, así que, al llegar, todos se fueron a la cama más temprano de lo habitual.
            Ya había anochecido y al poco rato de estar acostados, despertaron sobresaltados por extraños ruidos sobre el tejado de zinc.  El perro de la casa gemía. El sonido era como si hubiesen arrojado un enorme animal sobre el techo y éste tratara de no caer, agarrándose y rasguñando con toda su fuerza.
            Mi abuelita, mi mamá y sus hermanos menores se pusieron a orar y el tata y su hijo mayor salieron con una lámpara a carburo para ver lo que ocurría.  Mi abuelo colocó la escalera para encaramarse al techo, mientras el tío alumbraba con la lámpara.  Pero, arriba, por increíble que parezca… no había nada.
            ¡Uf! De sólo contar esta historia se me ponen los pelos de punta!
            Ahora, investigando para dar explicación al extraño suceso de las “Bolas de Fuego”, pudiese ser que se tratara de un fenómeno atmosférico llamado “Rayo Globular”, centellas luminosas que pueden verse durante algunas tormentas eléctricas. Pero aquel día no había tormenta alguna, tampoco puede dar explicación a las convulsiones de la prima y lo que ocurrió posteriormente en casa de mis tatas.
            Luego, ligado al fenómeno Ovni, existen los “Foo Fighters”, esferas luminiscentes con posible origen extraterrestre. 
            Y extraído de la mitología mapuche está el “Anchimallén”, una entidad que puede transformarse en esfera de fuego y que puede ser bueno o malo dependiendo del dueño de turno que tenga: si es una buena persona, será benévolo y servicial, cuidando los terrenos de la familia para quién sirve y, si es un brujo, se tornaría maléfico y haría  trabajos sucios para éste.  Así que pareciera ser que este fenómeno era apreciado por el pueblo mapuche ya desde tiempos antiquísimos.
            Por último, en Chiloé y en otras partes del sur de Chile, se dice que aparecen luces cuando en algún terreno hay tesoros escondidos.
            Bueno, cualquiera sea la explicación para esta experiencia familiar, la dejo aquí plasmada, en post de futuras generaciones.
FIN

        
Licencia Creative Commons


---------------------------------------------------------------



A modo de Complemento:

Aquí expondré, brevemente, algunos de los temas que aparecieron insertos dentro de mi historia:




Celebraciones, Solticios y Años Nuevos

(Fuente: Wikipedia)

-Halloween: Contracción de All Hallows’Eve (Víspera de Todos Los Santos).  Sus orígenes corresponden a la celebración celta Samhain, que significaba para ellos el fin del verano y de la temporada de cosechas.  Era considerada como el Año Nuevo Celta.  Este ancestral pueblo creía que aquel día se estrechaba la línea de este mundo con el “otro” y permitía la libre circulación de los espíritus, tanto buenos como malos. 
Era para ahuyentar a los de carácter maligno que se utilizaban máscaras.

-Noche de San Juan: Es una fiesta de origen pagano en el que en el hemisferio norte se celebraba la llegada del solsticio de verano, alrededor del 21 de junio.  En Chile la tradición, asocia aquella noche con la inminente aparición del señor del averno (Qué susto!).

-We Tripantu: Año Nuevo Mapuche, se celebra entre el 21 y 24 de junio, a la llegada del solsticio de invierno, un día sacro para ellos. 

Los mapuches no son lo únicos en Sudamérica en celebrar este solsticio como su año nuevo, los incas tenían el Inti Raimi y los aymaras el Machaq Mara.



Fenómenos Ovnis

Una imagen vale más que mil palabras, así que aquí les dejo un link de unas Bolas de Fuego o Foo Fighters avistadas sobre los cielos de Sudáfrica:





Seres Mitológicos

-Anchimallén:
-Duende de la Mitología Mapuche, muchas veces criado por un brujo que lo alimenta con leche, sangre y miel, y una de cuyas habilidades mágicas es multiplicar las cosechas de quién lo posea y proteger el crecimiento del ganado...
-...El Anchimallén es poseedor de una gula fatal que lo lleva a entrar en una suerte de éxtasis en el que deglute todo lo que encuentra a su alrededor hasta reventar.  Esta gula es, en realidad, un ardid que tienen los brujos a quiénes les robaron su Anchimallén para vengar la afrenta.
(Extraído del libro “Cuentos de Duendes de la Patagonia” de Néstor Barrón: “Kalku Ta Ayefalai” (Nunca hay que burlarse de un brujo)

-Mensajera dañina que causa la muerte de los niños de corta edad, a parte de provocar enfermedades en los adultos.  Sólo los fieles en las ceremonias de machitún pueden hacer escapar del cuerpo a este pequeño diablo.
(Extracto: “Mitos y Leyendas Chilenos”, Enciclopedia Escolar Icarito)

En Wikipedia se puede encontrar una descripción muy completa sobre esta criatura:

Link de un supuesto “Anchimallén” fotografiado en Lago Tagua Tagua (X región):


Otro ser parecido al Anchimallén es el Cherrufe, pero éste está más relacionado a las rocas ígneas desprendidas por los volcanes.




Eso es todo, nos vemos pronto!!!

viernes, 4 de octubre de 2013

Nueva Portada

Follow my blog with Bloglovin


Esta entrada es cortita, es sólo para contarles que ahora me pueden seguir por Bloglovin y además porque me las traté de dar de diseñadora y de hacer una portada como la gente, (aunque debo reconocer que el diseño no es mi fuerte). Coloqué una imagen del Castillo Wulff, que es identificativo de Viña del Mar, uno de los hermosos palacios, construidos durante la "Belle Époque", en nuestra ciudad.
Espero les guste :)




Este mes voy a estar subiendo 2 relatos de mi propia autoría, relacionados con Halloween: (Uno de un suceso paranormal ocurrido en mi familia y otro de una Bruja, pero buena).


Nos vemos pronto!!!

jueves, 19 de septiembre de 2013

Leyendas y Relatos de Sirenas en Chile




Para celebrar el Mes de la Patria, les he traído un “dossier” sobre todas las leyendas que encontré de sirenas en Chile.
Y ¿por qué sirenas para celebrar?  Bueno, porque me fascinan y porque nuestro país es una tierra de contrastes y, éste, es un aspecto de nuestra patria que no todos conocen: Chile está poblado de seres fantásticos sin exclusión y las sirenas son una de las leyendas que más abundan en nuestro territorio (no en vano, en la película “Mermaids” de “Animal Planet”, el misterioso sonido “Bloop” fue captado en el Pacífico Sur y aunque, mirando las coordenadas del fenómeno en un mapa, se ve a una distancia prudente de nuestro país, indudablemente, igual está frente a nuestras costas).

Además como ya mencioné en mi primera entrada, mi abuelo materno vio una en sus años mozos.  Pero, como él falleció hace bastante tiempo, lamentablemente no pude averiguar más detalles al respecto.  Me imagino que debió de ser en algún punto de la Región del Biobío, que era don de él vivía. 
Al menos, me queda el relato de la hermana menor de mi mamá, que es la que más detalles recuerda de lo relatado por su padre.
Por lo que me contó ella, mi “tata” (así le decíamos de cariño a mi abuelito) en uno de sus periplos por la vida y en uno de sus innumerables oficios en los que se aventuró en su juventud, quiso probar suerte en el mar y ser pescador.
Acompañado de hombres más experimentados, se adentraron en un bote, muy temprano en la mañana, a realizar sus faenas.  Estaban en eso, cuando se escuchó un canto, no, más bien eran susurros, un tarareo proveniente del mar. Voz sobrenatural que a mi tata le puso los pelos de punta.  Por lo que me explicó mi tía, él decía que era similar a colocarse una caracola en el oído.
A pesar de la extraña situación, los demás hombres ni se inmutaron y le hicieron saber que eso siempre ocurría y que eran “Sirenas”.  Seguramente, era tan temprano, que aún estaba oscuro, porque alumbraron con un chonchón (lámpara) hacia la superficie del agua; cuando, en eso se oyó un chapoteo y vieron la cola de la sirena hundiéndose en las profundidades.
Mi tata que era muy joven, casi un niño, después de esto, no quiso nunca más salir a pescar…

En fin, he encontrado diversos relatos de sirenas y mujeres acuáticas en casi todas las regiones, a lo largo de nuestro hermoso país.  Pero, si alguien conoce algún otro, me lo hace saber, por favor, para incluirlo.

Aviso que sólo he puesto los nombres de cada región, ya que con la creación de 2 nuevas regiones en este último tiempo, se me complicó un poco la existencia, enumerarlas (ya que ahora no van en orden estrictamente correlativo). 


Y ahora doy paso a las leyendas:



Zona Norte




Región de Arica y Parinacota


-La Poza Embrujada (Pueblo de Guañacagua, Comuna de Camarones): Una poza y una misteriosa gruta que se fueron formando al caer una vertiente desde las montañas, tuvo como escenario la aparición de una hermosa joven que se refrescaba en sus aguas.  Algunas mujeres de la zona decían haberla visto salir de la gruta y bañarse en aquel estanque.
Junto con la aparición de la misteriosa dama, los hombres jóvenes del sector iban desapareciendo uno a uno, cada vez que se acercaban a aquella poza.
Un anciano quiso esclarecer el extraño suceso y envió a su propio hijo a buscar agua y escondido descubrió que, en efecto, había allí una hermosa mujer desnuda, que parecía ser una princesa inca hechizada, la que llamaba a su hijo para que la acompañara en mitad de la poza.  El joven no se pudo resistir y se zambulló de inmediato en el agua, pero no salió a flote. Al mismo tiempo, en la mano de la princesa, apareció un sapo que la miraba como hechizado. 
El anciano muy triste contó lo ocurrido, pero los jóvenes no resistían la tentación de ir a ver a una belleza tal y es por eso que ahora la poza cuenta con centenares de sapos que lloran y se lamentan.
(“Cuentos de la Madre Tierra”, Bruno Serrano/ Heddy Navarro/ Tania Muñoz)


-Por qué el Tacora se Apagó (Arica): Las aguas del mar de Arica eran las predilectas de un soberano Inca, quién todos los años venía acompañado de su séquito a bañarse en ellas.  Su corte estaba formada por las más hermosas mujeres, por lo que las sirenas les tenían envidia y celos. 
Una noche, las sirenas y los animales marinos hicieron crecer las aguas y arrasaron con el campamento del soberano y con todos sus acompañantes. 
Dicen que ése fue el motivo de por qué el volcán Tacora se apagó.
 (“Geografía del Mito y la Leyenda Chilenos”, Oreste Plath)


-El Sirinu, Sireno o Sereno: También se le conoce como Anchanchu.  Es el dios (o espíritu) aymara de las aguas y de la música y representa también simbólicamente la fertilidad de la tierra. 
Él es el dueño de todas las melodías y es por eso que los músicos dejan sus instrumentos a orillas de las fuentes de agua para que los afine.  Su asociación con la música proviene del estrépito que producen las aguas corrientes al seguir su curso o al chocar contra las piedras y además es asociado con el sonido del viento.  Como el agua de los manantiales brota desde el interior de la tierra (Pachamama) se piensa que ésta música proviene de las entrañas de la Pachamama misma; por eso es que la iglesia lo asoció inmediatamente al demonio, estigma con el cual sigue identificado hasta el día de hoy en algunos sectores.
Los animales emblemáticos del Sirinu son la serpiente, el sapo y el lagarto, animales sagrados para los aymaras.
Aunque he hablado de un dios masculino, la verdad es que pueden pertenecer a ambos sexos, cuando se hace referencia al espíritu masculino, se le llama Seren Malku y habita en las aguas tormentosas y con remolinos y cuando se habla del espíritu femenino o “su esposa” es llamada Seren T’alla y habita en aguas tranquilas que sirven para los riegos, y pueden tratarse de varias entidades y no tan sólo de una.  Pero las versiones varían y a veces incluso la contraparte femenina puede ser maligna.
Algunos lugares en los que se dice habitan Sirinus son:
-Socoroma (Parinacota)
-Valle de Azapa
-Valle de Codpa
(Migración, Identidad y Cultura Aymara, María Esther Grebe Vicuña  /
Relatos y Tradiciones Orales Andinas: Sireno Dios de la Música, Luis Alvarez Miranda)



Región de Tarapacá


-El Sirinu, Sireno o Sereno: Se repiten las historias de esta entidad en esta región.  Algunos sectores en los que dicen habitar son:
-Pueblo de Ancotacane
-Poblado de Illapata
-Vertiente de Isluga
(Migración, Identidad y Cultura Aymara, María Esther Grebe Vicuña  /
Relatos y Tradiciones Orales Andinas: Sireno Dios de la Música, Luis Alvarez Miranda)


-El Estanque de Jasjara (Iquique): En Jasjara hay un estanque de aguas profundas consideradas maléficas.  Está habitado por sirenas, estas son apariciones.  En la noche se oye música indefinible.  Si se deja una guitarra desafinada, al día siguiente aparece a punto de ejecutar un concierto.
(Esta leyenda, por se cortita, la saqué textual del libro “Geografía del Mito y la Leyenda Chilenos” de Oreste Plath.  De todos modos quiero acotar que eso de dejar instrumentos musicales para que se los afinen las sirenas, es algo muy arraigado en la cultura andina).
(Versión de Luis Urzúa, “Geografía del Mito y la Leyenda Chilenos”, Oreste Plath)


Región de Antofagasta


-Sirena en la Portada de Antofagasta: En esta región no encontré ninguna leyenda sobre sirenas (excepto algunas historias de la laguna Chiu Chiu, en donde se dice que se aparece el diablo y también que desapareció una princesa (Inca Coya), pero no son específicamente de sirenas). Aunque las historias de las apariciones del diablo pudiesen hacer referencia, tal vez, al “Sirinu”, ya que en algunas ocasiones, a este ser se le da esa connotación malévola).

Sólo tengo lo relatado por un primo de mi mamá, que cuenta que él vio una sirena cerca de la Portada de Antofagasta (formación rocosa en forma de arco, por la acción marina), cuando era joven (ahora tiene alrededor de 70 años) y hacía maniobras de rutina, en aquellas costas, por su Servicio Militar. 
Aquel prodigio fue apreciado por él y por todos sus compañeros.



Región de Atacama


-Sirena en Caldera: Según el libro “Mitos y Leyendas de Chile”, de Carlos Keller, nos cuenta que un minero alemán llamado Pablo Treutler que residía en Copiapó, escribió que los pescadores de Caldera informaron ver sirenas en la bahía de aquella caleta.  Así que se trasladó con otros compañeros para ver el prodigio con sus propios ojos. 
Se embarcaron tipo 10 de la noche y luego de un rato en que no ocurría nada, se rieron de ellos mismos y de su credulidad, pero comenzó a oírse, débilmente y luego con intensidad creciente, una música melódica que parecía realmente provenir de espíritus.  A veces parecía una voz, luego un coro.  Melodías similares a arpas eólicas u órganos, espectáculo acústico que duró alrededor de media hora.
(“Mitos y Leyendas de Chile”, Carlos Keller)



Región de Coquimbo


-Fundación de La Serena: Se dice que cuando los españoles fundaron la ciudad de La Serena, escucharon gemidos extraños como los de un animal en el mar y divisaron una mujer mitad pez, por eso le otorgaron ese nombre a la ciudad. (Serena en español antiguo =  Sirena).
(“Geografía del Mito y la Leyenda Chilenos”, Oreste Plath)


-Sirena en la Bahía de Coquimbo: El padre Diego de Rosales escribió en su “Historia General del Reino de Chile” haber visto una sirena en la bahía de Coquimbo.
(“Mitos y Leyendas de Chile”, Carlos Keller)


-La Laguna Encantada (Monte Patria): Una hermosa india se enamoró de un soldado español que cuidaba los dominios del rey en aquella zona.  El joven también se enamoró de la muchacha.  Pero, un día, llegó la orden de que el soldado debía partir al sur para cumplir con su misión.
La joven indígena desconsolada decidió tirarse a la laguna para acabar con su vida.  Pero en aquella laguna habitaba un “cuero que la atrapó.
Su familia preocupada emprendió su búsqueda.  Al día siguiente, la encontraron en la laguna nadando y cantando.  Su madre le pidió que regresara a casa, pero ella se hundió en las aguas y no apareció hasta el día siguiente, donde muy temprano se le oyó cantar nuevamente, desde el interior de la laguna.  Y así, hasta el día de hoy, se le escucha cantar y se le suele ver, por eso, a aquel lugar se le llama “La Laguna Encantada”.
(Fuente: leyendasdemontepatria.blogspot.com)




Zona Central




Región de Valparaíso


-La Princesa India de la Laguna de la Negra (Valparaíso): Dicen que Peñuelas, antes de ser un embalse, fue una lagunilla de aguas oscuras, en las que nadie se aventuraba a bañar.  A medianoche se escuchaba el dulce cantar de una mujer.  Los campesinos aseguraban que era una hermosa princesa india.  Los jóvenes que se adentraban en el bosque para escucharla, eran invitados a nadar por aquella mujer, la que los arrastraba hasta las profundidades en un tierno y mortal abrazo.  Al día siguiente, de aquel joven sólo se encontraban sus ropas.  Por eso la laguna se llamó de “La Negra”. 
Pero, luego llegó el progreso, se modificó el sector y de la Princesa India no se supo nunca nada más.
(“Lagunas Encantadas de Chile”, Alfonso Larrahona)


-La Roca de la Sirena Encantada (San Antonio): En Matanza vivía una hermosa joven llamada Isabel.  Un día un capitán de un barco extranjero consiguió enamorarla.  Uno de sus pretendientes, despechado por este motivo, recurrió a una bruja, quién mediante un encantamiento transformó a la joven en una roca que está junto al mar; por las noches recupera su forma humana y camina por la playa esperando a su amado.  Se dice que también ayuda a los navegantes extraviados a encontrar su ruta, esperando que alguno de ellos sea su capitán.
(“Leyendas de la Provincia de San Antonio”, Ascencio Ronda / www.sanantonio.cl)


-La Princesa de la Laguna de Matanza (San Antonio): Dice la leyenda que una vez una princesa fue castigada por desobedecer a su padre, que le había prohibido acercarse al lago.  El castigo consistía en que la princesa debía quedarse atrapada en el lago, hasta el día en que un hombre llegase hasta ella y la besara para quitarle el encantamiento.
(“Leyendas de la Provincia de San Antonio”, Ascencio Ronda / www.sanantonio.cl)

  
-Los Ojos de Mar de Llolleo (San Antonio): Unos pescadores atraparon en sus redes a 2 sirenas; como hacía tiempo que les iba mal en la pesca, se contentaron pensando que se trataba de 2 albacoras.  Cuando llegaron a sus casas hicieron un gran festín e invitaron a todo el mundo.  Uno de los pescadores les sacó los ojos a las sirenas, porque no le gustaba como los miraban y los tiró a la arena.  Cuando toda la gente se fue a dormir, de los ojos empezaron a salir lágrimas de dolor.  Al día siguiente, en el lugar donde el pescador lanzara los ojos, aparecieron 2 grandes Ojos de Mar (lagunas).
Otra versión dice que hace mucho tiempo aparecieron unas sirenas comidas por los tiburones y que un niño encontró los ojos de las sirenas, los que luego extravió.  En el lugar donde los perdió aparecieron los Ojos de Mar de Llolleo.
(www.sanantonioantiguo.cl)


-La Sirena del Río Alicahue (Cabildo): 
*Versión Nº1: Una hermosa muchacha indígena fue atrapada y acosada por unos cobradores de impuestos incas.  Su novio intentó rescatarla, pero con la mala fortuna de que los forasteros le pegaron un mazazo en la cabeza y le dieron muerte; para luego darse a la fuga.
La joven quedó desconsolada y de tanto llorar formó el río Alicahue y se transformó en sirena.  Hoy en ese lugar existe un puente llamado “La Sirena”.
Ahora para disolver aquel encantamiento requiere de un valiente hombre que pueda pasar 3 pruebas impuestas por ella.  Pero hasta el momento nadie ha podido cumplirlas.
(“Cuentos y Leyendas del Valle de Alicahue”, Fernando Guajardo)

*Versión Nº2: Había una poza en los bosques de la cercanía de Cabildo, donde habían 2 piedras blancas en forma de cama, sobre las cuales salía una sirena a tomar el sol, peinar su cabello con un peine de oro y cantar para enamorar a los hombres.
Un día pasó por allí un hombre que se enamoró de la sirena y ella a su vez de él.
Y ella, en prueba de su amor, le regaló su peine y planificaron casarse.  El joven vendió el peine para tener dinero para el matrimonio y la sirena comenzó a convertirse de a poco en humana, cayéndoseles las escamas.
Pero, llegó el progreso y la sirena se enteró de que en ese mismo lugar construirían un puente, para lo cual comenzaron a desforestar. Por esta razón, la sirena se fue y nunca más volvió.
Su amado la esperó por años, hasta que murió.  Ahora se dice que el cuerpo del joven desapareció, porque se fue a vivir con su sirena a las profundidades de las pozas del valle.
El Puente al que se hace mención en esta historia se le conoce como “El puente de la Sirena”.
(Cuento: “La Sirena de Cabildo”, Pedro Piñones Díaz)



Región Metropolitana


-La Sirena de Aculeo (Provincia de Maipo, Comuna de Paine): En la laguna de Aculeo sale todas las noches a las 12 a peinarse una niña, con peine de oro.  Los que pasan cerca y tratan de ir a donde está la niña, se caen en la laguna y se ahogan irremisiblemente.  Se dice que toca en un arpa de oro y que cuando deja de tocar, salen siete potros que corren sobre el agua, y siete jinetes que los persiguen tirándoles el lazo, sin conseguir enlazarlos.
(Historia sacada textual del libro: “Cuentos Populares en Chile”, Ramón Labal)



Región del Libertador General Bernardo O’Higgins


-La Princesa de Malloa (Provincia de Cachapoal): Malloa era la hija de 15 años del cacique Rigolemo y de su mujer Tralana.  Por su hermosura tenía varios pretendientes a su haber, que se disputaban su amor.  Uno de ellos llamado Pelequén dio muerte a los demás y más tarde Malloa, por su personalidad voluble, le dio muerte a él.
A su vez, su madre tenía un romance clandestino con el mejor mocetón del cacique, quién al momento de descubrirlos envío al hechicero Chuchué para que le echara una maldición.  Aunque huyeron al bosque, ambos quedaron convertidos en 2 bloques de piedras.
Mientras tanto Malloa tuvo remordimientos por sus actos y consultó qué hacer al hechicero, quién la llevó hasta los 2 bloques de piedras (otras fuentes dicen que la llevó donde se encuentra un pictograma de sol), explicándole que allí existía un túnel que conducía a la laguna Tagua Tagua, donde existía una mansión encantada, en la cuál gozaría de vida eterna.  Y le dijo que si algún día se aburría de su condición, podría cambiar su lugar con alguna mujer que llorara desengaños amorosos a orillas de la laguna.  (Algunas versiones dicen que Chuchué también estaba enamorado de ella).  Dicho esto, el suelo se estremeció y Chuchué y Malloa fueron tragados por la tierra.
Los habitantes de la zona de Malloa vieron después muchas veces a “La Sirena del Tagua Tagua”, la que, al parecer, nunca pudo cambiar su suerte con ninguna otra muchacha.
Hoy la laguna de Tagua Tagua ya no existe.
(Fuentes: Wikipedia, “ Mitos de San Vicente de Tagua Tagua” / www.aforteanosla.com.ar “En la Ruta de los Soles de Malloa”)



Región del Maule


-La Sirena de Mañi (Provincia de Linares): En la unión de los ríos Achibueno y Perquilauquén, existía una gran roca que sólo se podía apreciar en verano, ya que en invierno las aguas la cubrían totalmente.  En esa roca se sentaba al atardecer una hermosa sirena rubia a peinarse los cabellos con un peine de oro.
Cierto día vino una violenta tempestad en pleno verano.  Luego de eso, los vecinos del sector, aseguraron haber visto salir grandes carretas cargadas con los tesoros de la sirena, con rumbo desconocido.
(Versión de Julio Chacón del Campo, “Geografía del Mito y la Leyenda Chilenos”, Oreste Plath)




Zona Sur



Región del Biobío


-La Princesa del Lago (Quillón): En la laguna Avendaño existe una princesa que en vísperas de San Juan se reúne con 20 donceles encantados y que están prisioneros en el fondo de la laguna. 
Festeja y coquetea con todos y faltando poco para la medianoche se despide de cada uno, quiénes esperarán por un año más el retorno de ella, la que vuelve a la superficie, a un islote en la laguna, a seguir cantando y peinando sus cabellos.
(Versión de Guillermo Cañón, www.quillon.cl)



-La Sirena del Río Cato (Coihueco): Cerca del río Cato, en una parte alejada del camino, sale en las tardes de los jueves una niña muy hermosa que tiene los cabellos de oro y canta con muy linda voz.  Algunas personas, atraídas por el canto, se internan en la montaña en donde está la Sirena y no vuelven más.  No se sabe lo que les sucede.
(“Geografía del Mito y la Leyenda Chilenos, Oreste Plath)


-La Sirena del Río Itata (Coelemu): Esta leyenda cuenta que en la desembocadura del río Itata, paseaba una hermosa muchacha que fue acosada por un extraño hombre con cola de pez.  El ser la llamó, pero ella no le hizo caso y se fue a contarle a su novio.
Luego, ambos intentaron dar con la criatura arriba de una canoa.  De repente se levantó una ola gigante y volcó la frágil embarcación.  El joven nadó hasta su novia, pero algo parecía sujetarla por las piernas, se zambulló para ver que ocurría y con sorpresa descubrió que las piernas de la chica estaban unidas. 
En el acto fue atacado por la espalda por el monstruo marino, quién se llevó a la mujer, perdiéndose en las profundidades. 
Y el joven huyó de aquel lugar, para nunca más volver.
Los pescadores cuentan que aquella muchacha se aparece todos los jueves sobre las rocas cantando tristes canciones, porque aún espera el regreso de su amado para que la libere de la maldición.  También se dice que, por ese amor, ha perdido la cordura y que ha navegado contra la corriente, río arriba, para dar con el paradero de su enamorado.  Algunos dicen que es la misma sirena del río Cato.
(www.resumen.cl “Mitos y Leyendas de Coelemu, La Sirena del Río Itata”)


-La Laguna de las TresPascualas (Concepción): Para esta leyenda, por favor, remitirse a mi anterior entrada.



Región de la Araucanía


-El Río Renaico (Provincia de Malleco): En el río Renaico aparece todos los días a las 3 de la tarde, una hermosa niña de cabellos de oro, la cual se sienta en una roca y se arregla sus cabellos con un peine, a la vez canta con lindísima voz.
(Geografía del Mito y la Leyenda Chilenos, Oreste Plath)


-Shumpall: De aquí en adelante, los relatos de Shumpall se hacen muy frecuentes. (Ver mi entrada: "La Sirena en la Cultura Mapuche")

-Huala: Aparece la historia de Huala en lago Budi. (Ver mi entrada: "La Sirena en la Cultura Mapuche").



Región de los Ríos


* Esta región también está caracterizada por los frecuentes relatos de Shumpall. Además en esta región aparece la historia de Mankián (en la comunidad de Chan Chan).


-Kalfumalen: Cuyo significado es niña azul.  Es una figura divina, una doncella celestial que a veces se identifica con una Shumpall.  En los nguillatunes (rituales) mapuches es representada por una niña virgen.
Según el libro “Mitología Mapuche” de Yosuke Kuramochi la niña se llamaría “Kalfukura” (piedra azul) quién fue raptada por unos seres del mar.  Y en las profundidades se casó con un hombre del agua.
Y como todas las historias recurrentes de Shumpall, la chica, al cabo de un tiempo, vuelve con un bultito entre sus brazos (su hijo) y con un mensaje de su esposo, que es que vayan a buscar frutos marinos  a orillas de la playa, que es el pago por su casamiento.
(“Mitología Mapuche”, Yosuke Kuramochi)




Región de los Lagos


* En esta región encontramos la tradición del Abuelito Huenteao (Pucatrihue, Provincia de Osorno) y las leyendas de Chiloé sobre La Pincoya y sus parientes.


* En el libro “Mitos y Leyendas de Chile”, de Carlos Keller se nos cuentan 2 historias de sirenas en Chiloé, que el autor dice, fueron originadas por el mito de La Pincoya.

-Historia Nº1: Una hermosa mujer se casó con un hombre de malos hábitos, por este motivo aquel hombre se transformó en pez.
Su mujer, pensando que había enviudado, al cabo de un tiempo decidió aceptar a uno de sus pretendientes para contraer matrimonio.  Y el día antes de la boda fue a darse un baño en el mar.  Allí fue atacada por su primer marido y quedó embarazada, dando a luz prematuramente a una niña con cola de pez.

-Historia Nº2: Una india anciana muy pobre, salió a mariscar a la playa.  Ocurrió, sin embargo, que la resaca era tan fuerte que no podía acercarse a la orilla.  De todos modos, intentó recoger algo, pero una ola la atrapó.  Tratando de asirse de alguna cosa para salir a flote, sintió algo pesado en su mano, lo que luego, al estar a salvo, vio que se trataba de una jaiba de gran tamaño, en cuyo interior había una niñita con cola de pez.
Intrigada, consultó a una machi (chamana), quién le sugirió llevar a la niña a la orilla del mar nuevamente.
Ahí se le apareció una sirena que dijo ser la madre de la niña y le pidió que se la llevara todos los días a ese mismo lugar, para poder amamantarla, a cambio de una retribución en peces y mariscos, ya que tenía un enemigo que le dio muerte a su esposo y temía por el bienestar de la bebé.
Cuando la niña creció, volvió al mar con su madre, pero siempre visitaban a la anciana, llevándoles perlas de regalo, por el gentil gesto de haberlas ayudado.
(“Mitos y Leyendas de Chile”, Carlos Keller)




Región de Aysén


* En esta región me referiré a un mito Tehuelche (Aonikenk/Patagones), debido a que ellos habitaban los alrededores de esta región, asimismo zonas más australes y un vasto territorio de Argentina.

-La Creación Según los Tehuelches (Extracto): En un principio el dios Koock creó el mar primordial y también a Kéenyenken, el sol y Kéenguekon la mujer-luna, de su unión nació “Karro” (también llamada “Teluj”), la estrella vespertina.
Koock luego engendró a Elal, quién fue quién creó a todos los seres vivos.  Y cuando éste finalizó su creación, decidió encontrar una compañera y pidió la mano de la bella “Karro”, pero su madre exigió que, antes, debía cumplir difíciles pruebas, las cuales aprobó con honores.
Por un tiempo Elal y Karro fueron felices, pero ella añoraba ver su reflejo en el mar, aquél en que su madre le había dado amplios poderes.  Elal complació a su esposa y tal fue la emoción de la joven al verse frente al océano nuevamente que se transformó en sirena y se sumergió para siempre en las profundas aguas.
Elal comprendió que su misión en la tierra había concluido y voló hacia el lugar en el que se une el cielo con el mar.  Allí en el horizonte, subió a su morada y se ocupó de recibir las almas de su gente.
(Fuentes: http://ar.geocities.com/argentinamisteriosa/tehuelches.htm
“Mitología Tehuelche” www.taringa.net)




Región de Magallanes y la Antártica Chilena


-Leyenda Yagán “Kuma”: Kuma era una especie de sirena muy peligrosa.  Había que cantar cuando se pasaba por ciertas zonas, para contener las fuerzas peligrosas del espíritu femenino que habitaba bajo las aguas.
(www.nuestro.cl “Filiación Femenina en Tierra del Fuego”,  Anne Chapman)


-La Sirena Enana de Magallanes: Según cuentan, en Magallanes había una sirena llamada Lucinda Gumaz, la que era enana, vieja, fea, le faltaban los dientes y hedía a bacalao.
La verdad es que a mí, esta historia me suena más a mito urbano que a otra cosa y, como dicen algunas fuentes, lo más probable es que se haya tratado de una meretriz.
(Fuente: perso.wanadoo.es/mar/sirenas/)





Espero les haya gustado!!!





* Ilustración Inicial:  "Espuma", pintura de la artista chilena Lorena Mellado:


* Otras Imágenes: "Las Sirenas de las Estaciones": 
Casey Robin
http://bibliocolors.blogspot.com/search/label/Casey%20Robin




Actualizado: 13 de marzo de 2014.  Se ha agregado el Sirinu/Sireno/Sereno en las regiones de Arica y Parinacota, y Tarapacá.