viernes, 18 de julio de 2014

Tercer Premio Bloggero: "One Lovely Blog Award"




Mi amiga Lorena Mellado del blog Chilefantasy me otorgó un premio hace bastante tiempo ya (1 de marzo) y al que todavía no había podido responder.  Este premio me cayó de regalo de cumpleaños, ya que ese mismo día yo cumplía primaveras.  Y, a propósito, hablando de cumpleaños, el mes pasado mi Blog cumplió un añito de vida y estoy demasiado feliz con todo el apoyo que me han brindado ustedes, mis queridos lectores, superando las 11.000 visitas!  Muchas gracias! J

Ahora, al premio.  En esta ocasión, el galardón bloggero recibido es el One Lovely Blog Award.  Agradezco sinceramente a Lorena por acordarse de mí nuevamente J

Como en todos estos tipos de reconocimientos se deben responder varias preguntas, que en este caso son 11.
Aquí van: 

1.-¿Por qué decidiste crear un blog y cuándo empezaste?

Decidí crear un blog porque, como ya expliqué en mi primera entrada, llevaba tiempo investigando sobre sirenas, tanto en libros como en la web (para una historia mía que estoy creando) y manejaba mucha información la que ya se me desbordaba, así que opté por compartirla con todo el mundo. 
Y pensaba utilizar otro blog para exponer mis cuentos, pero, al final, preferí compartir algunos de ellos en este mismo sitio.
Como ya conté más arriba, comencé a principios de junio de 2013 con todo lo que es el diseño y mi primera entrada la subí el 23 de aquel mismo mes.


2.-¿Qué te aporta tener un blog?

Mucha satisfacción, ya que me encanta escribir, aunque por motivos de tiempo no puedo hacerlo tan seguido como quisiera.


3.-¿Cuál ha sido la entrada que más éxito ha tenido?
 ¿Á qué lo atribuyes?

“Leyendas y Relatos de Sirenas en Chile”, al parecer porque la gente está ávida por acceder a tener un poco de fantasía en sus vidas y yo me he encargado de dársela en cierta manera, recopilando todas las historias de sirenas, diseminadas por muchos lados, en un solo sitio.


4.- ¿Utilizas redes sociales?

Para mi blog utilizo Google+ y Twitter.
Y tengo Facebook, pero es personal, aún no he creado un Fan Page de mi blog, aunque pienso hacerlo más adelante.


5.- ¿Cómo ha evolucionado tu blog?

Bueno, de tener un diseño bien básico al principio, de a poquito he ido tratando de embellecerlo.  Y aunque no es la mar de espectacular, debido a que no soy diseñadora, está hecho con mucho cariño.


6.-¿Has vivido un hecho importante a través del blog?

Siiií, la creación de nuevos y muy buenos amigos!


7.-¿De dónde nace la inspiración para escribir y continuar con el blog?

Bueno, escribir es algo innato que llevo dentro.  Y tengo muchas cosas más que contar y expresar a través de mi blog, así que hay Ursu para rato, eso sí me deben tener harta paciencia porque por motivos de tiempo me demoro un poco en subir las entradas.

                                                                                                               
8.- ¿Qué has aprendido a nivel personal y profesional en el último año?

Gracias a internet el mundo es un pañuelo y con él se pueden crear grandes lazos con gente de otros lugares, por eso, a nivel personal puedo decir que me gustó saber que aún queda gente desprendida, que te ayuda con tu blog, sin esperar nada a cambio.
Y en el ámbito profesional, siempre es bueno seguir escribiendo para mantenerte entrenando en la escritura.


9.-¿Cuál es tu frase favorita?

“Nadie de nosotros está al azar en el mundo” (“Kizu Güñew Külelay Che”, Sabiduría Mapuche)


10.-¿Qué consejo le darías a las personas que se inician en el mundo de los blogs?

Que si tienen pensado crear un blog o se están iniciando con uno, le echen para adelante no más.


11.-¿Qué tienen en común los blogs que vas a premiar a continuación?

Por el momento sólo voy a premiar a un sólo blog, el de mi amiga Suly Black.
En cuanto disponga de un poco más de tiempo nominaré a los 10 restantes y podré responder a esta pregunta.


Premiados:


Las Historias de Suly: Blog muy recomendable, donde su autora publica una novela romántica e histórica ambientada en Inglaterra.



jueves, 15 de mayo de 2014

Las Sirenas de Los Andes


"La Sirena y otras Divinidades Acuáticas en las Culturas Andinas




La Sirena y el Charango, obra del pintor peruano Erick Zubieta


La Cordillera de los Andes es una cadena montañosa de América del Sur, que atraviesa Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y parte de Venezuela, pero, aunque haré alusión a la “Sirena Andina”, sólo me referiré a mitos y leyendas de sirenas relacionados con el territorio denominado “Altiplano” (Andes Centrales), que abarca los países de Perú, Bolivia y Chile.


1.-La Sirena Andina



Sirena en la Catedral de Puno, Perú


El mundo andino está poblado de sirenas, damas acuáticas que aparecen representadas en las fachadas de las iglesias coloniales de Perú y Bolivia, tañendo instrumentos musicales, tales como guitarras, laúdes o charangos.  Sincretismo de antiguas deidades subfluviales autóctonas, con el concepto de Sirena con cola de pez traído desde el viejo continente.

La personalidad de estas Sirenas Andinas es ambivalente, por un lado son protectoras del medio en el que habitan y se les consideran “Madres del Agua” (aunque esta denominación está más ligada a la sirena en la Amazonía, de la que hablaré en una entrada posterior) y por otro, se les considera maléficas: hechizando a los hombres para ahogarlos o para llevárselos a vivir con ellas a las profundidades y, además, porque se les asocia con el demonio y los pecados de la tentación, la lujuria y la vanidad (connotación dada antaño por la iglesia); razones por las cuales, tal vez, los artistas barrocos las incluyeron en la decoración de las iglesias virreinales, para impartir, así de una forma más didáctica, las enseñanzas evangelizadoras.

Aunque hablo de “Sirena” de los Andes, este ser puede pertenecer a ambos géneros,  (siendo Seren Mallku, masculino y Seren T’alla, femenino).  Es más, en Bolivia, se le conoce como “Sirinu” y en el norte de Chile como “Sireno” o “Sereno”, incluyendo también las denominaciones anteriormente mencionadas, pertenecientes a la cultura aymara.  Haciéndonos pensar, indudablemente, que el término fue tomado del español para identificar a ancestrales espíritus de las aguas, presentes en estas tierras desde tiempos precolombinos.

Una de las creencias más difundida con respecto a la Sirena Andina, es que si se deja un instrumento musical a orillas de un cuerpo de agua, sea este río, poza, laguna, cascada, manantial, bofedal, etc, durante toda la noche, al día siguiente estará perfectamente afinado, ya que las sirenas (o sirenos) lo tocarían y lo dejarían a punto de ejecutar un concierto (como en la leyenda del Estanque de Jasjara.  Ver: Leyendas y Relatos de Sirenas en Chile). Para que realicen esta labor de afinamiento, se les dejan ofrendas de comida, bebidas, hojas de coca u otras cosas. Regresando los músicos al día siguiente por el instrumento, para así no tener contacto con la entidad, ya que oír el canto de una sirena/o o su música, podría llevarlos a la locura. 


Sirena Andina en Perú


Charango con forma de Sirena: www.charangoperu.com


En Canas, Cuzco (Perú), los jóvenes en soltería que buscan novia, llevan sus charangos donde habitan las sirenas para ser afinados por éstas, las que también les otorgarían un poder mágico (o espíritu) a estos instrumentos, que los harían un imán para las damas.  Algunas veces estos charangos son tallados con forma de sirena para incrementar su magia.

Perú es muy prolífico en cuanto a sirenas se refiere, casi todos sus parajes tienen alguna sirena habitando sus aguas (Alguna de estas leyendas son: La Sirena de Arequipa o del Puente Bolognesi; Pozo de la Mamahuarmi, Churín; Sirena de la Catarata de Gocta; Sirena de Huacachina, Ica; Sirena de Piedra, Puno; Sirena de la laguna de Paca, Jauja; Sirena de Quistococha, Iquitos; etc).  También, una vez al año, se realizan festividades para limpiar los canales y las acequias (Fiesta de la Champería o Fiesta del Agua) y así mantener libre de basura y maleza las fuentes proveedoras del vital elemento.


Sirena Andina en Bolivia


Detalle pintura de Sirena, Iglesia Jesús de Machaca, Bolivia


En Bolivia la sirena, por su parte, está estrechamente ligada al lago Titicaca, núcleo central de diferentes mitos relacionados con el agua, de los cuales hablaré más abajo, en la sección “Deidades Acuáticas”.

Como ya mencioné, en algunos sectores de Bolivia, al espíritu de las aguas se le conoce como Sirinu, al que, a parte de la música, se le asocia además con la agricultura, debido a que es él quién le otorga espíritu (o “Ajayu”) a los instrumentos musicales, para atraer las nubes y la lluvia y para que crezcan, por ende, los cultivos. El ritual para contactar al Sirinu (dejando los instrumentos en los lugares en los que se cree que él habita, junto con las ofrendas) comienzan con la época de lluvias o Jallupacha, en especial luego de la fiesta de San Sebastián (en enero), al que se le considera el “Patrono del Sirinu” (dato, por lo demás, curioso, pensando en que se trata de una entidad pagana con un patrono cristiano), hasta el Carnaval o Anata en marzo, período durante el cual los músicos interpretarán las nuevas melodías inspiradas por Sirinu.

Otro dato curioso de Bolivia es que a orillas del río Lauca, en el departamento de Oruro, habitan los chipaya, pertenecientes a la cultura Uru-chipaya, pueblo milenario que se autodenomina “Khass Shoni” o “Seres del Agua” y donde las mujeres tienen por costumbre decorar sus trenzas con “Laurakes” (o “Lauraques”), adornos para el pelo, de metal, con diseños pisciformes. 


Sirena Andina en Chile


Lauraque, procedencia: Saguara, Chile


En el norte de Chile, los integrantes de grupos musicales se reúnen en los ojos de agua o en la casa del “caporal”, que es el jefe del conjunto, para realizar un ritual para el Sereno (Sirinu/Sireno), antes de cualquier actividad importante, como una festividad religiosa, y así tener la certeza de que sus instrumentos tocarán como nunca.  Este ritual consiste en una mesa con ofrendas, rogativas, en ocasiones el sacrificio de un gallo blanco u otro animal, sahumerios y los instrumentos esparcidos sobre la mesa, los que son rociados con alcohol, en algunas instancias.
  
En su aspecto benévolo, el encuentro con el Sereno puede otorgar el don a una persona para que sea capaz de tocar cualquier instrumento sólo por oído.  Al tener este encuentro con la entidad, la persona casi siempre se desmaya o está como en un sueño.  En su aspecto negativo, se dice que es capaz de provocar una grave enfermedad llamada “Agarradura”, porque captura el alma de la persona y hace que ésta se debilite, sufriendo de múltiples síntomas tanto físicos como mentales, con inminente peligro de muerte.

En el norte de nuestro país (así como en Perú) también se realizan “Limpias” de canales y acequias, ceremonias rituales tradicionales en donde participa activamente toda la comunidad.

Para terminar esta primera parte, acoto que en el sitio arqueológico denominado Saguara, ubicado en la Cuenca de Camarones (Región de Arica y Parinacota, Chile) se extrajo un “Lauraque” de similares características a los utilizados por las mujeres chipayas de Bolivia. También hay algunos ejemplares de lauraques exhibidos en el museo San Miguel de Azapa, en esa misma región.



2.-Deidades Acuáticas
(o relacionadas con el Agua)
 


 Ilustración de Guamán Poma de Ayala


El agua jugó un papel fundamental en la vida del hombre andino.  Pese a lo adverso de algunos terrenos y al inclemente clima, que dificultaban la agricultura, algunas culturas desarrollaron magistralmente la ingeniería hidráulica (Ej. Nazca, Moche, Chimú, Inca).  Por lo mismo, también los dioses del agua estaban dentro de las principales divinidades de sus panteones. 
La diversidad de pueblos contaban todos con sus propias deidades, las que en algún momento se confundieron o se fusionaron entre si.  A continuación me centraré en las entidades más representativas, comenzando por seres con características acuáticas presentes en la Cultura Tiahuanaco y obviando a otras culturas precolombinas como la Paracas, Nazca, Pucará o Moche, donde también se han encontrado representados, en diferentes expresiones, animales marinos antropomorfos, similares a tritones o monstruos marinos.


- Deidades de Tiahuanaco: La cultura de Tiahuanaco (o Tiwanaku) está rodeada de un aura de misterio.
Esta cultura apareció en Bolivia, en la región del Titicaca y se extendió hasta Perú y Chile, siendo su capital y centro ceremonial donde se hallan las famosas ruinas en el actual departamento de La Paz (Bolivia),
Según la arqueología, su florecimiento data del 1500 A.C.al 900 D.C.  Aunque otras teorías apuntarían a que la fecha de su creación sería alrededor del 15000 A.C.!!! y su declive en torno al 11000 A.C., fecha que coincidiría con la desaparición de la mítica Atlántida de Platón.
En Tiahuanaco se rendía culto a los fenómenos de la naturaleza, siendo su divinidad principal el “Dios de los Báculos* (Dios de las Varas o Señor de los Cetros), el que aparece labrado en la conocida Puerta del Sol, al que se le identificaría luego con “Tunupa” y posteriormente con “Viracocha” y que aparece representado con lágrimas en su rostro, lo que podría significar la fertilidad (o fertilización) de la tierra.
Tiahuanaco, entre sus maravillas, cuenta también con unas esculturas gigantes o monolitos que poseen detalles en sus vestimentas similares a escamas de pez y lágrimas en los ojos en forma de pez.  A uno de ellos denominado “Fraile” se le conoce como “Dios del Agua”.
Algunas leyendas de la zona hablarían también sobre antiguos seres anfibios y de 4 dedos palmeados; atribuyéndosele al conocido cronista Garcilaso de la Vega uno de estos relatos.



Puerta del Sol, Tiahuanaco


Detalle Dios de los Báculos, Puerta del Sol, Tiahuanaco


* Este dios aparece representado inclusive en culturas más antiguas, como la Caral o la Chavín.  (Esto guiándose, en estricto rigor, por la arqueología convencional).


- El Lago Titicaca: Es el lago navegable más alto del mundo, con un promedio de 8.562 kms cuadrados de extensión, repartidos entre Perú y Bolivia.  Este lago es considerado sagrado por los pueblos uru, aymara y quechua y se le considera una divinidad en sí mismo, con el nombre de “Mamakota” o “Abuela Uma” (aymara: uma = agua).
Para los aymaras, en sus profundidades, se encuentra el origen del universo llamado Taypi Qallta; y de él habrían emergido el dios creador "Viracocha" y los míticos fundadores del imperio inca: “Manco Cápac” y “Mama Ocllo”. También se habla de que habitarían sirenas en su fondo y que visto desde el espacio exterior, el Titicaca tendría la curiosa forma de un puma con cola de pez.
Otras leyendas apuntaron siempre a que en su interior habría una ciudad sumergida llamada Marka Pampa, pero esto ya ha dejado de ser un mito, puesto que se han obtenido evidencias arqueológicas al respecto: A comienzos del siglo XXI, la expedición Atahuallpa 2000 halló una gran pared sumergida y en 2013 se recuperaron 2000 piezas de cerámica, piedra tallada y láminas de oro, pertenecientes a las culturas tiahuanacota e inca, bajo el proyecto Wiñaymarka.
Y algo importante: antes de sumergirse, los submarinistas deben siempre realizar una ofrenda al lago (o Uma Loqta), consistente en comida, chicha u hojas de coca, en señal de respeto y  para poder obtener éxito en su inmersión.


- La Diosa Sirena Copacabana (Kopakawana): Dios o diosa del agua pre-inca, relacionado con el lago Titicaca y al pueblo de Copacabana (Bolivia), según los cronistas (y cito textual):
“El ídolo de Copacabana estaba en el mismo pueblo que se va a Tiquina.  Era de piedra azul vistosa y por esta piedra y su ídolo se llamaba al pueblo de Copacabana lugar de asiento o donde se puede ver la piedra preciosa.  Este ídolo no tenía más figura que un rostro humano destroncado de pies y manos, el rostro feo y el cuerpo como pez.  A éste adoraban por dios de su laguna, por creador de sus peces y dios de sus sensualidades”. (Fuente: “Tunupa y las Sirenas del Lago Titicaca, Transformación de un Mito Prehispánico”, Félix Báez-Jorge).
Posteriormente, con la llegada de los españoles, este culto fue absorbido por el culto a la Virgen María y hoy se venera a la Virgen de Copacabana (o de La Candelaria).


- Tunupa y las Sirenas Umantuu y Quesintuu: Tunupa, también llamado Tonapa, Tarapacá, Wiracochan, Ekeko, etc., es un dios o héroe civilizador anterior al imperio inca.  Algunas veces se le coloca como asistente o mensajero de Viracocha (Wiracochan: que significa enviado de Viracocha), como su hijo e incluso como esta mismísima entidad.
Como dios, se cree que era la divinidad de los volcanes (habiendo un volcán llamado Tunupa en Bolivia), del rayo y de las lluvias que caen con las tormentas fecundando a la Madre Tierra (Pachamama).  Como ayudante de Viracocha y civilizador, se cree que recorrió predicando y entregando conocimientos a cada pueblo en su camino, por lo que, más tarde, la iglesia lo asociaría con San Bartolomé o con Santo Tomás. 
En algunas versiones se le da una personalidad ladina, alejándose de su faceta bienhechora.
Sus periplos son múltiples, un relato cuenta que al pasar por el pueblo de Ollantaytambo (Perú), le hizo entrega de su báculo mágico al Curaca (señor de la comunidad), quién había recibido con sumo interés sus predicas.  Vara que después heredaría un descendiente del Curaca, que (según esta versión) sería nada más ni nada menos que  Manco Cápac.  En honor a Tunupa en este pueblo le habrían esculpido su rostro en una montaña.
Sobre su final es incierto, se dice que fue empalado por gente malvada u ordenado ser atado de pies y manos por dictamen de Viracocha al desobedecerlo y luego echado en una balsa en el lago Titicaca, donde un viento fuerte lo hizo chocar en uno de sus bordes abriendo un río que hoy se conoce como Desaguadero o que se hundió en este mismo río llegando a las entrañas de la tierra. Otra versión dice que, luego de terminada su misión, se dirigió hacia el mar donde desapareció, embarcándose hacia el horizonte o “caminando por sobre el agua, como si fuese su espuma”.
Pero el relato que más nos atañe, es el que cuenta Ludovico Bertonio (“Vocabulario de la Lengua Aimara”) sobre las sirenas-hermanas Umantuu y Quesintuu, que vivían en el lago Titicaca y con la cuáles Tunupa “habría pecado”, al haber tenido un romance con ellas, a su paso por el Titicaca.  Esta leyenda habría sido la fuente de inspiración para todas las sirenas talladas en las fachadas de las iglesias coloniales.



-Viracocha (Wiracocha, Huiracocha, Viracocha Pachayachachic, Kon Tiki, Dios de los Báculos, Dios de las Varas, Señor de los Cetros, Pachacámac):
Dios creador  y ordenador del mundo en la cultura inca y andina, aunque, como ya mencioné anteriormente, con reminiscencias más antiguas aún. Su nombre completo es Apu Kon Ticci Wira Cocha*:

Apu: Señor, poderoso.
Kon: Dios de la costa asociado a la divinidad felina voladora.
Ticci o Tiki: Término que se refiere a la base de algo, el origen o el fundamento.
Wira: Significa espuma, lo mejor de algo, lo que rebalsa en la superficie, algunas veces se asocia con la grasa.
Cocha: En quechua significa agua, o todo lugar donde se empoza el agua, una laguna, un lago, el mar.

En su aspecto físico se describe como a un hombre alto, barbado y blanco, aunque lo de “blanco” podría referirse a unas inmaculadas vestimentas de ese color, portador de dos bastones o de una especie de libro (como en el monolito Kon Tiki de Tiahuanaco, escultura de un hombre barbado con un libro y un bastón en las manos).  A veces también le era dada la forma de felino (puma). 
Algunas versiones dicen que vino desde el mar y que, terminada su misión, desapareció en él (por eso, a su llegada los españoles eran denominados “Viracochas”).  Otras leyendas cuentan que emergió del lago Titicaca o que provendría de Tiahuanaco. 
Los evangelizadores utilizaron esta divinidad para impartir sus enseñanzas sobre el Dios Verdadero cristiano.
A continuación expongo 3 Mitos de Viracocha, mencionando sus respectivas fuentes:

Mito de Viracocha Nº1: “Antes de que los incas reinasen, cuentan que el principio, Wiracocha creó un mundo oscuro y luego de ordenar el cielo y la tierra creó una raza de gigantes.  A estos les mandó que viniesen en paz para que lo sirviesen, más como no fueron recíprocos con él, los convirtió en piedras, enviándoles a la vez un diluvio general, al cual llaman Unu Pachacuti, que quiere decir “el agua que transformó el mundo”.
Pasado el diluvio y seca la tierra, Wiracocha determinó poblarla por segunda vez y para hacerlo con más perfección determinó criar luminarias que diesen claridad, para esto fue al gran lago Titicaca y mandó allí que salieran el Sol, la Luna y las estrellas y subiesen al cielo para dar su luz al mundo...
…y luego que todo esto pasó, en la dirección Sur, apareció el enviado de Wiracocha, que era un hombre de crecido cuerpo, el cuál en su aspecto y en su persona mostraba gran autoridad, llamándolo Wiracochan o Tunupa. (Quien llevaba a cuestas un bulto donde transportaba dones con los que premiaba a pueblos que lo escuchaban)”. (Extraído de www.machupicchu.biz/mito-de-wiracocha).

Mito de Viracocha Nº2: “Viracocha emergió de las aguas del Titicaca y creó todas las cosas: el sol, la luna, estrellas y todas las formas de vida.  Los primeros humanos que él hizo fueron impresionantemente gigantes, quienes construyeron los grandes templos, monolitos y otros edificios, como por ejemplo en Tiwanaku.  Sin embargo, estos gigantes empezaron a ser corruptos y Viracocha desde entonces trajo la gran inundación para exterminarlos a todos.  Después de un período de tiempo, él creó al primer Inca, Manco Cápac y Mama Ocllo, y les dijo que viajen a lo que hoy se convirtió la ciudad de Cuzco y construyan ahí una gran civilización.
También se dice que ha caminado entre la gente después de este tiempo, enseñando a todos las artes y ciencias, como astronomía, arquitectura, agricultura, así como también a trabajar los metales como la plata y el oro.  Después de esto, él viajó en dirección norte-este y caminó a través del agua, prometiendo su retorno algún día”. (Fuente: hotelviracocha.wordpress.com)

Mito de Viracocha Nº3: “Viracocha al igual que otras deidades, fue nómada y tenía un compañero alado, el pájaro Inti, una especie de pájaro mago, conocedor de la actualidad y del futuro, representado en mitos orales como un picaflor de alas de oro (Quri quinqi).
Se da al dios todopoderoso la facultad de dirigir la construcción de todo lo visible e invisible.
Comienza su obra en el mundo de los antiguos tallando en piedra las figuras de los dos primeros seres humanos, de los primeros hombres y mujeres que van a ser los cimientos de su trabajo…” (Wikipedia)

(*Nombre completo y su etimología obtenidos del blog: aprehenderlahistoria.blogspot.com)


- Manco Cápac y Mama Ocllo: Manco Cápac (o Ayar Manco*) y su hermana-esposa Mama Ocllo, son los míticos fundadores de la civilización Inca. Esta leyenda fue dada a conocer por el cronista Garcilaso de la Vega. 
La versión que expondré a continuación no es exactamente, al pie de la letra, la relatada por Garcilaso, pero a mí, personalmente, es la que más me gusta:
“El dios Sol Inti y la diosa Luna Quilla tenían un amor imposible dado que nunca se podrían encontrar.  Un día, la tierra se oscureció, Quilla se unió a Inti, y con esa unión, del lago Titicaca emergió un hombre apuesto y fuerte, que sería conocido como Manco Cápac, junto a una doncella hermosísima, llamada Mama Ocllo”.
Algunas leyendas cuentan que Manco Cápac poseía una vara de oro, la que se hundiría en la tierra, en el lugar que debería fundar la capital del nuevo imperio.  Lo que ocurrió posteriormente en Cuzco.
Otras leyendas relatan que su salida del Titicaca fue por designios de Viracocha.
Y otras versiones nos dicen que en la Isla del Sol, dentro del lago Titicaca, quedaba el último reducto de tiahuanacotas refugiados, desde su huída, tras la llegada de huestes invasoras a su capital Tiwanaku (que es una de la teorías de por qué esta ciudad quedó abandonada así de un día para otro); y que desde allí emprendieron el viaje, a la cabeza de Manco Cápac, para encontrar la capital del nuevo imperio.

(*Ayar Manco, nombre dado en otro mito del origen de la etnia incaica, el de los Hermanos Ayar).


- Mamacocha: Diosa inca de todas las aguas (mar, lagos, ríos, lluvia, etc), que en quechua significa “Madre de las Aguas”.  Se le rendía culto para calmar las aguas bravas y para la buena pesca. Se le considera la esposa de Viracocha.


- Amaru, Asiru o Katari: (Amaru en quechua, Asiru en aymara y Katari le llaman los aymaras bolivianos).Monstruo con forma de serpiente que habita en lugares húmedos, (a veces es descrito como una especie de dragón), es quién atraviesa a la Pachamama fecundándola y dándole la forma zigzagueante a los ríos.  Es el responsable de los desbordes de las aguas, por eso se le hacen ofrendas en el período de Limpieza de Canales y en el Carnaval.
La serpiente, junto al sapo (jampatu) y al lagarto, son los animales emblemáticos del Sirinu (Sireno/Sereno) y, al igual que esta entidad, tienen carácter ambivalente.



Curiosidad




Película boliviana la Sirena del Lago, 2012



Gracias por sus Visitas, Nos vemos pronto!!!


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Nota de la Administradora: Quería pedir disculpas a todos por el retraso en subir mi entrada.  Uno de los motivos fue por el escaso tiempo que tengo debido a las labores de madre con un bebé pequeño; otro que, mientras más investigaba sobre la Sirena Andina, más iba descubriendo que habían cosas que no sabía y debía seguir instruyéndome e investigando todavía aún más.

El próximo tema que trataré será "La Sirena en Oceanía", pero no quiero dar fechas por el poco tiempo del que dispongo, lo que sí les aseguro es que entremedio iré subiendo otras entradas sobre "Perfomances" de Sirenas e Ilustradores de Sirenas y Hadas.

Besitos!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------


sábado, 18 de enero de 2014

Un Obsequio Muy Especial


El 29 de Noviembre nació mi segundo hijo y aunque fue un regalito anticipado de Navidad de parte de Dios, en realidad esta entrada es para agradecer otro hermoso regalo recibido justo en vísperas de Navidad: a las 10 de la mañana, me llegó por encomienda una de las maravillosas pinturas que hace mi amiga bloggera Lorena Mellado, que tuvo la gran gentileza de obsequiármela.

Una de las cosas por la que estoy muy feliz por haber abierto mi Blog en 2013 es que tuve la posibilidad de conocer a gente maravillosa, hermosas amistades que traspasan la red. Y una de ellas fue Lorena, a la que conocí a través de su blog Chilefantasy. Aquí les dejo imágenes de "mi regalo" y algunas otras obras de su autoría, recomendando, por supuesto, que no dejen de visitar su Blog :)






Mi regalo titulado "Mi Flamenco"



Desnudo de una Elfa



Flor de Hada



Musa del Ballet



Halloween



Entre Margaritas






Espero hayan disfrutado de este hermoso arte. Hasta la próxima!!!

jueves, 19 de diciembre de 2013

Hermosas Figuras Hechas a Mano




Hola amigos, me disculpo por no publicar nada últimamente, pero fue por una buena causa:  el nacimiento de mi 2º hijito :)

Sé que había prometido subir La Sirena en la Cultura Andina, pero esta entrada la deberé dejar para enero, puesto que ahora estoy un poco atareada.

Ahora con motivo de la Navidad, les traigo unas hermosas figuras hechas a mano, por si buscan algún regalo especial y aún no han dado con él.
El dato me lo ha pasado mi amiga Lorena Mellado del blog Chilefantasy.   Se tratan de unas bellísimas creaciones de hadas y otros seres fantásticos, elaborados totalmente a mano y con una técnica propia, a base de cola y emulsionantes y, lo mejor, es que pueden mandar a hacer sus propios diseños, a pedido.

Se pueden contactar con las artistas en la página de Facebook: "Mundos Paralelos" o si viven en Santiago, dirigirse directamente a las Ferias Navideñas de Londres con Alameda o Arturo Pratt con Alameda (hasta el 24 de diciembre).  De todos modos al pie de la entrada colocaré todos los contactos.








CONTACTOS:

FACEBOOK: Mundos Paralelos
FONO: 67264449 (Tatiana)
MAIL: venta.haddas@gmail .com



Espero haya sido de su agrado. Nos vemos!!


sábado, 2 de noviembre de 2013

Relato Propio




Mi intención era subir esta entrada antes del 31 de octubre, pero no me dio el tiempo y como se dice por ahí, mejor tarde que nunca.
Este relato, al que daré paso a continuación, lo creé en 2010.  Quería escribir algo sobre una bruja y se me había ocurrido hasta el título, pero la inspiración me llegó un día mientras dormía.  Soñé la historia completa y cuando desperté, comencé de inmediato a plasmarla en papel. Al concluir reparé en una detalle que no me había dado cuenta antes, encontré su final similar al cuento "El Príncipe Feliz" de Oscar Wilde, que es mi escritor favorito, así que lo dejé tal cual, como para homenajearlo; ya que, como dije, era similar no igual.
Aquí va mi cuento, espero sea de su agrado, se llama "La Bruja que No Sabía Reír".



La Bruja Que No Sabía Reír



            En una pequeña localidad de Chiloé, en un cerro que se encontraba un poco más elevado que el resto del pueblo, vivía una mujer mayor a la que se le conocía como “La Bruja que no Sabía Reír”.  La gente rumoreaba que, al parecer, era incapaz de demostrar afecto por otras personas, ya que nunca se le veía esbozar ni una sonrisa siquiera.  Por todas partes se comentaba lo amargada y antipática que era.
            Cuando las mujeres se la topaban en la calle, cruzaban hacia el otro lado para no tener que saludarla o escondían a sus hijos tras las polleras, “no fuese a ser cosa que les echase algún mal de ojo”.  Los hombres la ignoraban y los niños más grandes y molestosos subían hasta la vieja vivienda, para lanzarles piedras a sus ventanas o le inventaban canciones como “La Bruja Amarga-Amargada” o “La Bruja sin Risa, que no tiene Dientes” (lo que era factible debido a su avanzada edad).
            Parecía que nadie la estimaba, la única persona con la que mantenía algún tipo de trato, era con don Manuel, el dueño del único almacén del lugar, un señor tan viejo como ella.  Se conocían hacía muchísimos años, incluso el almacenero había conocido a su difunto marido, fallecido hacía ya 50 años.
            Don Manuel poseía un corazón de oro y cada vez que alguien hablaba mal de la mujer, él salía en su defensa y se explayaba contando que ella no siempre había sido así de apática; cuando su esposo estaba vivo era una mujer llena de vida.  Su marido había sido un esforzado trabajador del mar y su única familia.  Pero luego sobrevino la catástrofe: el terremoto y posterior maremoto de 1960, que le arrebató la vida del hombre amado, cuando ella era aún demasiado joven, llevándose de paso su juventud y su alegría de vivir.  Desde aquel momento jamás volvió a reír ni a sonreír.  Y se alejó lo más que pudo del mar, ese mar que le había arrebatado su felicidad, trasladándose al lugar más empinado que tuvo a la mano.
            Sin embargo, a la gente no se le ablandaba el corazón con esta historia.  Poco les importaban hechos acontecidos en una fecha tan lejana y tendían a mezclar todo con la rica mitología local, llena de seres fantásticos y brujos.  A don Manuel esta falta de interés y de respeto, lo enojaba sobremanera y no entendía como la gente podía seguir siendo tan supersticiosa en los tiempos que transcurrían.
            La bruja, que en realidad se llamaba Amelia, tenía en la cima de su loma una pequeña y pintoresca casita revestida por el frente con tejuelas de alerce; lo que era una mera fachada, debido a que la vetusta construcción sólo se mantenía en pie, sostenida en la parte trasera, por unos enormes y añosos cipreses de las guaitecas, que la sobrepasaban y les servían de pilares a su vieja casa.  Sobre el techo había crecido abundante musgo, que se asemejaba a un grueso colchón verde.  El antejardín, que era toda la base delantera de su colina (ya que se trataba de un cerro pequeño), estaba cercado por una rústica reja de palos.  En él había plantado variedad de papas, frutos del bosque, verduras que se dieran bien en aquel clima y una gran diversidad de plantas medicinales, cuyos conocimientos había heredado de sus antepasados machis.  Todo esto  le servía de sustento cuando venía el invierno, ya que a su edad sufría de múltiples achaques y, a veces, le era imposible levantarse para ir a comprar durante aquella estación.
            Un día los traviesos niños del pueblo encontraron un sucio y enfermo gato y no encontraron nada mejor que tirarlo dentro de la propiedad de la anciana.  Pensaban que ésta saldría persiguiéndolos con la escoba, en cámara lenta, como siempre.  Pero a la mujer le aquejaba una dolencia aquel día y se encontraba en cama descansando.
            Era un frío día de otoño, el viento soplaba fuerte y arremolinaba las hojas y pinochas caídas de los árboles y el pobre gato tiritaba de frío debido a los pelones que tenía producto de su enfermedad.  Comenzó a maullar tenuemente, ya que también estaba famélico, pero el silbido del viento ahogaba sus quejidos.  De repente, en un intento desesperado por ser socorrido, comenzó a maullar como condenado.  Los agudos chillidos que iban en ascenso, terminaron por despertar y alertar a la anciana, quién se asomó a mirar qué era lo que ocurría.
            La escena del minino acurrucado bajo un arbusto de su jardín, no la dejó indiferente.  Se devolvió por un chal y envolvió al gato en él.  Luego entró a su casa diciéndole:
          – ¡Gente malvada! Mira que venir a botarte aquí para que te murieras, seguro que pensaron que no te acogería en mi casa… sé de unas medicinas naturales para tu mal, en unos días estarás bien y podrás volver a tu vida errante otra vez.  Mientras las preparo, te voy a dar algo para comer.
          El gato fue embetunado con una pomada casera día tras día y, al cabo de unos cuantos, comenzaron a asomar los primeros pelos azabaches nuevos, en el lugar donde antes habían pelones.  En un par de semanas el minino estaba totalmente recuperado y lucía un radiante y espléndido pelaje negro y muy animado saltaba y jugaba sin parar.
            Amelia vio que ya era hora de que el minino siguiera su camino.
            – Bueno dijo la anciana, dejándolo a la entrada de la reja de palos. Ya eres libre, puedes ir donde tú quieras.
            Pero el gato se le cruzó por entremedio de las piernas y con su, ahora, peluda cola pasó a rozar la piel de la anciana, ahí donde la larga falda no la cubría.  Esto le provocó muchas cosquillas y no pudo evitar lanzar una enorme carcajada que retumbó en todo el pueblo.  Amelia se agachó agarrando al gato con sus huesudas manos y lo estrechó contra su pecho.  La cola de éste pasó a rozar ahora su cuello y ya no pudo parar de reír.
            – ¡Ja ja ja! ¡Décadas que no me reía! Y con cada caricia, la entonación de la risa iba creciendo en volumen.
            Abajo, en el poblado, retumbaban como ecos y se oían como sonidos de ultratumba.  Las madres horrorizadas entraban a sus hijos y cerraban puertas y ventanas con doble tranca.
            Nada bueno se puede esperar de esto. Decían ¡Que Dios nos ampare, la Bruja ha reído!
            Y así cada día el travieso minino divertía a Amelia haciéndola lanzar profundas carcajadas, que eran recibidas con una señal de la cruz por los habitantes del pueblo.
            El invierno estaba próximo y los pronósticos preveían que se vendría crudo.  Amelia pensó que sería bueno aperarse con algunos víveres antes de que éste llegara.  Así que salió con “Cheshire”, que así llamó a su gato por el micifuz sonriente que aparecía en el libro “Alicia en el País de las Maravillas” (siempre fue una ávida lectora), camino al negocio de don Manuel.
            La gente, al verla pasar, la miraba espantada como si se tratara de una aparición. Pero hubo un grupo que se envalentonó y dirigió sus pasos hacia ella, tal vez para arrojarle cosas o gritarle improperios, nunca se supo, ya que en ese preciso instante, Cheshire salió de la canasta donde se encontraba oculto y aquellas personas que eran muy supersticiosas, palidecieron de inmediato.  El grupo se dispersó, todos corriendo torpemente hacia cualquier lado, mientras algunos decían:
            Lo ven…es una Bruja de verdad… ¡tiene un gato negro!
            Amelia acarició el lomo de su gato en agradecimiento por haberla librado de algún mal rato y apresuró el paso hacia el almacén, en la posibilidad que sus seniles piernas le permitieron.
            El invierno llegó y se vino implacable.  Aunque Chiloé es muy lluvioso durante todo el año, este invierno en especial fue peor que años anteriores.  Un temporal que más bien parecía diluvio azotaba la zona, pero Amelia y Cheshire estaban bien guarecidos en su hogar.  Aunque el techo tenía algunas goteras, se encontraban calientitos al lado de la cocina a leña.
            Por la radio informaron que si no cesaba el temporal, el pueblo pronto quedaría incomunicado, ya que las vías terrestres estaban bastante deterioradas y obviamente era imposible usar las marítimas.  Los pronósticos meteorológicos no eran muy alentadores.
            Sin embargo, al día siguiente, los locutores radiales se alegraban de que la tormenta hubiese amainado y hacían bromas de los meteorólogos que nunca aciertan.  Pero Amelia sabía que todo este remanso no era más que momentáneo.  El dolor en sus articulaciones y las nubes negras en el cielo le anticipaban que otro temporal se aproximaba y muy pronto.  Rápidamente, agarró a Cheshire y se fue en dirección del almacén de don Manuel, en esta ocasión no para comprar, sino para ofrecer su ayuda.  Ella sabía que con un nuevo frente de mal tiempo quedarían definitivamente aislados y el almacén no tardaría en quedar desabastecido por completo.  Así que ofreció a don Manuel aperar su negocio, gratuitamente, con frascos de mermelada y conservas hechas con sus propias manos, frutos secos y carnes secas, también vegetales provenientes de su huerto, además de galletas caseras y pan amasado.
            Aunque la anciana prefería que su noble gesto se mantuviera en reserva, don Manuel quería que todo el mundo se enterara de lo buena gente que era doña Amelia, para que cambiaran de una vez por todas esa mala impresión que tenían de ella.  Así que salió emocionado, pregonando las buenas intenciones de la mujer.  Pero, a diferencia de lo que él creía, la gente se encolerizó.  Decían que, en primer lugar, el mal tiempo ya se había ido y las autoridades ya venían con ayuda y víveres.  Y, segundo, jamás comerían algo hecho por esa Bruja, ya que seguro estaba envenenado o hechizado.
            Amelia, que había salido detrás de don Manuel con Cheshire en sus brazos, agachó la cabeza y se fue caminando en silencio, pero las personas tuvieron el coraje de empujarla para que apresurara su lento caminar, gritándole además ¡qué toda esta calamidad era por culpa suya!
            Este segundo frente de mal tiempo que azotó a la isla fue más cruento y largo que el anterior.  Muy pronto el negocio de don Manuel quedó sin suministros y la gente comenzó a entrar en pánico cuando empezó a escasear la comida en sus hogares.
            En un momento, la lluvia bajó de intensidad y la gente comenzó a aglomerarse en torno a la iglesia para ir a rezar.  Ahí fue que alguien recordó que la Bruja había ofrecido compartir sus víveres con todos.  Entonces se dirigieron a casa de Amelia para exigirle el cumplimiento de su palabra.  Todo el pueblo rodeó la cerca de palos del antejardín de la anciana, formando un barullo ensordecedor, gritando para que ésta se levantara a recibirlos.  Algunos perdiendo el control, sacudían la endeble reja, la que en cualquier minuto se venía abajo.
            Don Manuel llegó allí justo a tiempo para calmar y organizar todo.  Junto a su esposa coordinaron la entrega de las provisiones de Amelia a cada una de las familias del lugar, las que ordenadamente esperaban su turno en una larga fila.  La despensa de la anciana parecía ser de “virtud”, ya que nunca se agotaba.  Lo que sucedía era que, bajo su casa, tenía un sótano donde almacenaba todo.  Esto prefería mantenerlo en secreto, ya que, si se hubieran enterado los demás, quizás qué cosas le hubiesen inventado: que allí guardaba el caldero o que lo utilizaba para los aquelarres.
            La lluvia comenzó a intensificarse una vez más y la multitud a inquietarse.  Amelia había preferido que su adorado minino siguiera dormitando junto a la cocina a leña, la que estaba apagada, pero que aún mantenía el calor en el interior y no que estuviera acompañándola y pasando frío a la intemperie.  Esto la tranquilizaba y proseguía concentrada en su labor de ayudar, muy seriamente, como era ella.
            En un dos por tres, la lluvia triplicó su intensidad, convirtiéndose nuevamente en un diluvio.  Amelia, don Manuel y su esposa trataban de agilizar lo más que podían el reparto.  Estaban en eso cuando se oyó un extraño sonido que no había sido producto de un trueno.  Por el lado posterior de la casa de Amelia, la ladera del cerro estaba cediendo con todo el exceso de agua.  No pasó mucho tiempo cuando esto se transformó en un gran aluvión.  Gracias a Dios, nadie vivía hacia el desplayo de aquel lugar, por tratarse de un terreno baldío, desforestado por la propia acción del hombre, quién había ocupado con desmesura la materia prima del bosque como combustible y para la fabricación de casas y embarcaciones.  Esto hizo que el desprendimiento de tierra fuese tal, que el deslizamiento abarcó una mayor extensión de terreno, carcomiéndose todo hacia arriba, comenzando a engullir a los vetustos árboles, que uno a uno fueron desplomándose, dejando al descubierto sus enormes raíces enlodadas y deslizándose cuesta abajo como en un tobogán.
            Amelia pegó un grito agudo.  Si se desplomaban todos los añosos cipreses, también lo haría su humilde morada y ¡su Cheshire estaba dentro!. Corrió demasiado rápido para una persona de su edad, parecía no aquejarle ninguna dolencia en aquel minuto y así, en un instante, estuvo dentro de su casa.  Se le vio aparecer de manera fugaz por la ventana de la cocina, empujando a Cheshire por la misma.  Se oyó el crujir de los últimos árboles que cedían y que a la vez sostenían la casa, y nada más se pudo hacer, en un abrir y cerrar de ojos, la humilde vivienda se fue cuesta abajo con su dueña en el interior.  La gente enmudeció.  El cura del pueblo, que también se encontraba allí, se sacó el sombrero y elevó unas plegarias al cielo por la mujer.  A pesar, pensaba él, que jamás la había visto asistir a alguna de sus misas.
            Don Manuel fue el único que se acercó al punto del desastre, para ver si por algún milagro divino, su amiga hubiese salvado con bien.  Allí descubrió el subterráneo que había quedado al descubierto, en donde, lamentablemente, no estaba Amelia.  Miró hacia el pie del cerro, hacia el lodazal y los escombros, pero era poco lo que podía distinguir con la copiosa lluvia y la penumbra de la noche que ya se hacía presente.  Su señora lo convenció de iniciar la búsqueda a la mañana siguiente.
            El mal tiempo ya había declinado al siguiente día.  El aguacero había terminado durante la noche y don Manuel y su familia partieron con los primeros rayos del sol, en misión de rescate.
            Sobre los maderos y restos fangosos de lo que hubiese sido una casa, encontraron a Cheshire empapado y entumido.  Don Manuel lo tomó para abrigarlo en una frazada, pero el gato luchó por zafarse y de un brinco estuvo, de nuevo, en el mismo sitio, aunque esta vez arañaba el suelo con desesperación.  Y, ahí, bajo los escombros encontraron el cuerpo de la desafortunada Amelia, la que no logró sobrevivir a tamaña tragedia, pero que a pesar de todo, mantenía una expresión feliz en el rostro, como de satisfacción y quietud.  Todos los presentes hicieron un minuto de silencio en su honor.
            Manuel pensó en adoptar a Cheshire, en pago por la bondad de su amiga y en oposición a su esposa, sin embargo, una vez lo tomó para acariciarlo, éste se soltó nuevamente y huyó del lugar.
            Al funeral de Amelia, a diferencia de lo que se pudiera pensar, asistió todo el pueblo.  Todos con la cabeza gacha, avergonzados por su actitud anterior.  El alcalde la nombró hija ilustre póstuma y el cura dio un conmovedor sermón a cerca del buen corazón de la anciana.  Don Manuel reflexionaba para si, que, si tal vez, ella hubiese sido un poco más egoísta y no hubiese compartido sus alimentos con los demás, quedándose al abrigo de su hogar, a la hora de la tragedia hubiera podido guarecerse con su gato en aquel subterráneo, él que le habría servido de refugio.
            Las autoridades no tardaron en hacerse presentes en la localidad en pocos días.  Enviando helicópteros con ayuda y provisiones para los damnificados de la zona.
            Unos socorristas que quitaban los escombros al pie del cerro, descubrieron a Cheshire, nuevamente sobre lo que fuese su casa, pero en esta ocasión, el pobre minino no había podido sobrevivir a las bajas temperaturas, ya que, más fiel que un perro, había aguardado, día y noche, el regreso de su ama.  Lo metieron dentro de una bolsa plástica y sus restos fueron a parar directo al vertedero.
            Pero, las buenas acciones nunca pasan desapercibidas ante Dios.  Y los corazones de la anciana y de su fiel mascota ascendieron directamente al cielo, donde fueron recibidos por los ángeles con los brazos abiertos en el paraíso.  Y así, La Bruja que No Sabía Reír, lució, para siempre, una hermosa y radiante sonrisa.

FIN


Licencia Creative Commons
La Bruja que no Sabía Reír por Ursula Véliz se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.


-----------------------------------------------------------------------------------------------



Pequeño Glosario


Machis


- Ciprés de las Guaitecas: (Pilgerodendron Uviferum). Es endémico de Chile y Argentina y su hábitat se localiza desde el sector cordillerano de Valdivia hasta Tierra del Fuego, siendo la conífera más austral del mundo. (Wikipedia)

- Chiloé:  Por favor remitirse a mi entrada "La Pincoya y su Círculo Familiar"

- Gato de Cheshire:  Es un personaje ficticio creado por Lewis Carroll en su conocida obra Alicia en el País de las Maravillas. Tiene la capacidad de aparecer y desaparecer a voluntad, entreteniendo a Alicia mediante conversaciones paradójicas de tintes filosóficos. (Wikipedia)

- Machi:  -Es el nombre usado para designar a la persona que tiene la función de autoridad religiosa, consejera y protectora del pueblo mapuche.
Debido a que actualmente es mucho menor la proporción de hombres que cumplen la función de machi, normalmente se describe al machi como a una mujer mapuche. (Wikipedia)

-Así como el calcu (kalku) o brujo practica  la magia negra y ocasiona maleficios, desgracias y daños de toda índole, sobre todo la muerte por envenenamiento y las enfermedades, el machi está destinado a anular la acción de aquél y a contrarrestar su acción ya realizada. Es por eso que el calcu es considerado como maligno y el machi, en cambio, como un benefactor. (Fuente: http://ojoconelarte.cl/?a=1987)

- Terremoto de 1960:  El terremoto de Valdivia de 1960, conocido también como el Gran Terremoto de Chiletuvo una magnitud de 9,5, siendo así el más potente registrado en la historia de la humanidad. (Wikipedia)

-------------------------------------------------------------------------------------------


Es todo por hoy amigos.
Próxima Entrada: "La Sirena Andina"