lunes, 14 de octubre de 2013

Historia Paranormal Familiar


A continuación daré paso a un relato que escribí en 2010 (aunque años antes ya había escrito un boceto), que trata sobre unos sucesos extraños ocurridos a la familia de mi madre, cuando yo aún no tenía ni pensado venir a este mundo. 
Lo escribí en formato de cuento o ensayo, por lo que aclaro que, a pesar de que la introducción es ficticia (debido a que empiezo la narración como si mañana fuera a ser 1º de noviembre), todo lo acontecido posteriormente es absolutamente cierto.

Sin más preámbulos, ahora vamos al relato, el que titulé “Historias de Antaño”.



Historias de Antaño



            Mañana es Día de Todos los Santos y mi mamá hace los preparativos para ir al cementerio a dejarles flores a mis abuelos.  Y, hoy, es noche de Halloween, donde los niños se divierten recolectando dulces con sus disfraces, actividad que se masificó hace tan sólo un par de años en nuestro país.
            Una fiesta importada y, como hubiese dicho mi tata, que en paz descanse, (y me parece estarlo oyendo con su potente voz): “¡Puras tonteras!, ya que para eso ya existía la Noche de San Juan”.  Haciendo alusión al trasfondo “mágico” (o “brujeril”) que ambas celebraciones comparten.  Tradición que él hubiese dado por sentado que era autóctona y que, por estos días, ha ido quedando relegada al olvido, al menos en las grandes urbes.
            La Noche de San Juan también es una fiesta importada, proveniente del hemisferio norte.  Allá coincide con el solsticio de verano, pero como por estos lados las estaciones están invertidas, el día de San Juan Bautista acá corresponde como la bienvenida al invierno y la noche más larga del año.
            En este sector del mundo coincide también con el “We Tripantu”, el año nuevo mapuche, el día más sagrado para este pueblo.  Sin embargo, lo más probable, es que a la llegada de los conquistadores españoles esta celebración les pareció demasiado “pagana” para sus gustos y la envolvieron de una atmósfera “oscura” o  tan sólo se produjo una fusión de tradiciones.
            De todos modos, hace tiempo que no veo a nadie esconder las 3 papas debajo de la cama (una con cáscara, otra pelada y otra a medio pelar) para predecir el futuro: Según la papa que se sacara, era como iría el resto del año.   O tampoco he visto a nadie irse a sentar a hurtadillas bajo una higuera para aprender a tocar la guitarra.
            En fin, fue recordando a mis abuelos que me acordé de historias ideales para esta noche de Halloween.  Como cuando mi tata me contó que, en sus años mozos, como minero del carbón en Lota, vio al interior de una mina, un enorme perro negro saltando de vagón en vagón, esos en los que se transportaba el mineral; perro que difícilmente  podría haber llegado a aquellas dependencias en lo más profundo de la tierra.  Al divisar a mi abuelo, el can abrió las fauces y dejó entrever sus filosos y babeantes dientes, para, en seguida, dar un gran salto y desaparecer en la penumbra de la mina, como tragado por la tierra.
            Otra de estas historias paranormales en el seno de mi familia, viene de primera fuente, ya que fue relatada por mi mismísima madre.  Ocurrió cuando ella tenía alrededor de 10 años y junto a su familia vivían en una localidad llamada Lomas Coloradas, que queda de camino entre Concepción y Lota.  En aquel lugar, una casa quedaba a mucha distancia de otra, no había luz eléctrica y se extraía agua de pozo.  Lomas Coloradas estaba rodeada por bosques y frecuentemente se solía ver al “león” (puma).
            En aquel entonces, mi abuela era la presidenta de las mujeres de su iglesia.  Dama de mucha fe y respetada por toda la hermandad.
            Un día, fue solicitada con urgencia para ir a ungir a una prima lejana suya, que vivía dentro del mismo pueblo, pero a considerable trecho de distancia.  La señora sufría unas especies de convulsiones y no era la primera vez que le sucedían.  La gente rumoreaba que cuando esto ocurría, se divisaban unas enigmáticas bolas de fuego corriendo ladera abajo por el cerro.
            La familia de mi madre partió, todos con la Biblia bajo el brazo.  Una vez allí, se reunieron con otros familiares de la mujer que se encontraba en cama y algunos hermanos de la iglesia.  Todos comenzaron a orar con fervor.  En eso, alguien entró gritando: “Ahí vienen las bolas de fuego”.  Y a la prima le empezaron las convulsiones.  Las plegarias de los adultos aumentaron de intensidad y mi mamá, como toda niña curiosa, corrió a ver que era lo que ocurría en el exterior, donde se oían a los perros gemir lastimeros.
            La prima vivía a los pies de un cerro que colindaba con otro que estaba justo al frente.  Mi mamá recuerda que era invierno porque entre ambas colinas había un desplayo que con las intensas lluvias quedaba convertido en una laguna y era la que servía de frontera entre la casa y el cerro frontal.
            Y, en efecto, al salir mi madre apreció con sorpresa que las bolas de fuego eran reales.  Venían desde la cumbre del cerro aledaño, donde aparecían por entre los árboles como pequeñas linternas y conforme descendían iban creciendo en tamaño y fulgor; desapareciendo súbitamente al tocar la laguna. Lo más insólito era que no quemaban nada a su paso.  Y, a penas se veían vislumbrar en la cima, a la prima le venían los ataques.
            Una vez paró el extraño suceso y la prima se sintió mejor, la familia de mis abuelos regresó a su casa.  Pero de camino, mi abuela se sintió muy mal con una terrible jaqueca, así que, al llegar, todos se fueron a la cama más temprano de lo habitual.
            Ya había anochecido y al poco rato de estar acostados, despertaron sobresaltados por extraños ruidos sobre el tejado de zinc.  El perro de la casa gemía. El sonido era como si hubiesen arrojado un enorme animal sobre el techo y éste tratara de no caer, agarrándose y rasguñando con toda su fuerza.
            Mi abuelita, mi mamá y sus hermanos menores se pusieron a orar y el tata y su hijo mayor salieron con una lámpara a carburo para ver lo que ocurría.  Mi abuelo colocó la escalera para encaramarse al techo, mientras el tío alumbraba con la lámpara.  Pero, arriba, por increíble que parezca… no había nada.
            ¡Uf! De sólo contar esta historia se me ponen los pelos de punta!
            Ahora, investigando para dar explicación al extraño suceso de las “Bolas de Fuego”, pudiese ser que se tratara de un fenómeno atmosférico llamado “Rayo Globular”, centellas luminosas que pueden verse durante algunas tormentas eléctricas. Pero aquel día no había tormenta alguna, tampoco puede dar explicación a las convulsiones de la prima y lo que ocurrió posteriormente en casa de mis tatas.
            Luego, ligado al fenómeno Ovni, existen los “Foo Fighters”, esferas luminiscentes con posible origen extraterrestre. 
            Y extraído de la mitología mapuche está el “Anchimallén”, una entidad que puede transformarse en esfera de fuego y que puede ser bueno o malo dependiendo del dueño de turno que tenga: si es una buena persona, será benévolo y servicial, cuidando los terrenos de la familia para quién sirve y, si es un brujo, se tornaría maléfico y haría  trabajos sucios para éste.  Así que pareciera ser que este fenómeno era apreciado por el pueblo mapuche ya desde tiempos antiquísimos.
            Por último, en Chiloé y en otras partes del sur de Chile, se dice que aparecen luces cuando en algún terreno hay tesoros escondidos.
            Bueno, cualquiera sea la explicación para esta experiencia familiar, la dejo aquí plasmada, en post de futuras generaciones.
FIN

        
Licencia Creative Commons


---------------------------------------------------------------



A modo de Complemento:

Aquí expondré, brevemente, algunos de los temas que aparecieron insertos dentro de mi historia:




Celebraciones, Solticios y Años Nuevos

(Fuente: Wikipedia)

-Halloween: Contracción de All Hallows’Eve (Víspera de Todos Los Santos).  Sus orígenes corresponden a la celebración celta Samhain, que significaba para ellos el fin del verano y de la temporada de cosechas.  Era considerada como el Año Nuevo Celta.  Este ancestral pueblo creía que aquel día se estrechaba la línea de este mundo con el “otro” y permitía la libre circulación de los espíritus, tanto buenos como malos. 
Era para ahuyentar a los de carácter maligno que se utilizaban máscaras.

-Noche de San Juan: Es una fiesta de origen pagano en el que en el hemisferio norte se celebraba la llegada del solsticio de verano, alrededor del 21 de junio.  En Chile la tradición, asocia aquella noche con la inminente aparición del señor del averno (Qué susto!).

-We Tripantu: Año Nuevo Mapuche, se celebra entre el 21 y 24 de junio, a la llegada del solsticio de invierno, un día sacro para ellos. 

Los mapuches no son lo únicos en Sudamérica en celebrar este solsticio como su año nuevo, los incas tenían el Inti Raimi y los aymaras el Machaq Mara.



Fenómenos Ovnis

Una imagen vale más que mil palabras, así que aquí les dejo un link de unas Bolas de Fuego o Foo Fighters avistadas sobre los cielos de Sudáfrica:





Seres Mitológicos

-Anchimallén:
-Duende de la Mitología Mapuche, muchas veces criado por un brujo que lo alimenta con leche, sangre y miel, y una de cuyas habilidades mágicas es multiplicar las cosechas de quién lo posea y proteger el crecimiento del ganado...
-...El Anchimallén es poseedor de una gula fatal que lo lleva a entrar en una suerte de éxtasis en el que deglute todo lo que encuentra a su alrededor hasta reventar.  Esta gula es, en realidad, un ardid que tienen los brujos a quiénes les robaron su Anchimallén para vengar la afrenta.
(Extraído del libro “Cuentos de Duendes de la Patagonia” de Néstor Barrón: “Kalku Ta Ayefalai” (Nunca hay que burlarse de un brujo)

-Mensajera dañina que causa la muerte de los niños de corta edad, a parte de provocar enfermedades en los adultos.  Sólo los fieles en las ceremonias de machitún pueden hacer escapar del cuerpo a este pequeño diablo.
(Extracto: “Mitos y Leyendas Chilenos”, Enciclopedia Escolar Icarito)

En Wikipedia se puede encontrar una descripción muy completa sobre esta criatura:

Link de un supuesto “Anchimallén” fotografiado en Lago Tagua Tagua (X región):


Otro ser parecido al Anchimallén es el Cherrufe, pero éste está más relacionado a las rocas ígneas desprendidas por los volcanes.




Eso es todo, nos vemos pronto!!!

7 comentarios:

  1. WUAUUUUUUUUUUU SUPONGO QUE TODO ESO TE LO PLATICO TU MAMI...... PERO SI QUE ESTUVO FUERTE....... TE QUEDO MUY BUENO....... BESOS

    ResponderEliminar
  2. Gracias Suly! Siiii, ella lo vivió, Qué miedo!!!

    Besos!, nos estamos visitando!

    ResponderEliminar
  3. Hola Ursu,
    Que bueno tu relato y si esas cosas me dan un poquitin de susto,
    Siempre hay un pariente que nos cuenta historias misteriosas.
    En mi caso un tío de mi mamá que ya fallecio siempre nos contaba historias que paraban los pelos,
    Que bueno que nos relates estas historias.
    creo que por algunos de tus escritos nombraste algun familiar que se topo con sirenas, espero que nos deleites más adelante con estas historias.
    Saludos
    Lore

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el próximo relato será de una mujer a la que tildan de bruja, pero es más bien una historia tierna.
      Fue mi tata el que vio una sirena, la historia la conté en la introducción de la entrada Leyendas y Relatos de Sirenas en Chile, también un primo de mi mamá dice haber vistos sirenas cerca de la Portada de Antofagasta (esta historia está incluida también en la misma entrada, en Región de Antofagasta)
      De todos modos estoy escribiendo un libro sobre sirenas ambientada en nuestro país, pero con mi actual embarazo y el futuro nacimiento de mi segundo hijo (tengo casi 34 semanas) no he avanzado tan rápido como quisiera.
      El próximo mes retomo la temática de las sirenas en mi blog con "La Sirena Andina", pero ya con el nacimiento del bebé tal vez me demore un poco más en subir entradas. Ojalá me de el tiempo para todo :)
      Bueno Lore, gracias por visitarme, muchos besitos!

      Eliminar
    2. Si Ursu ya me recuerdo de las mesiones. Siempre se agradece las historias que nos cuentas, estaremos a la espera con paciencia de tus publicaciones.
      Felicidades por la feliz espera que viene en cualquier momento y te entiendo es mucha dedicación.
      Saludos

      Eliminar
  4. Ursu,
    Otra cosa hay un premio Primavera que te esta esperando en mi blog.
    No importa si lo contestas pero lo puedes pasar a retirar.
    Saluditos

    ResponderEliminar